Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por Joseph Laughlin, SJ | Santo Domingo, República Dominicana

Joseph Laughlin, SJ

«Joe, te vamos a enviar a Santo Domingo».

Estas fueron las palabras del P. Drew Kirschman, mi director de novicios, cuando me informó que pasaría mi largo experimento en el Colegio Loyola, una escuela de preescolar a 12º grado en la República Dominicana. Mi imaginación empezó a correr mientras me vislumbraba escribiendo en una pizarra y llamando a los alumnos con las manos levantadas.

Entonces, tuve una reunión por Zoom con un jesuita del colegio.

«Queremos que hagas talleres de Espiritualidad Ignaciana con el profesorado y el personal».

Oh, ¿con los profesores y el personal? Eso no es lo que esperaba. Fui a la biblioteca del noviciado, cogí siete libros de Espiritualidad Ignaciana en español, y los cargué todos en mi pequeño bolso rojo.

Cuando llegué al aeropuerto de Nueva Orleans, las largas filas de seguridad me pusieron en riesgo de perder mi vuelo. Miraba mi reloj cada veinte segundos mientras mis maletas pasaban por el control. Se me retorció el estómago cuando apartaron mi pequeño bolso rojo. Me acerqué al agente de la TSA y le dije: “¡Por favor! ¡Voy a perder mi vuelo! ¿Puedes revisar mi bolso rápidamente?

Me encontré con un encogimiento de hombros.

“¿Qué pasa si dejo el bolso?”

Otro encogimiento de hombros apático.

Me despedí de mi bolso y salí. Llegue a puerto de embarque justo cuando las puertas se cerraban. A medida que mi pánico disminuía, me tomé licencia para interpretar la pérdida de los libros como una señal de Dios sobre cuál era mi misión en el Colegio Loyola.

Dios no me había pedido que enseñara la Espiritualidad Ignaciana con toda la sabiduría que pude encontrar en la biblioteca. “Has estado viviendo la Espiritualidad Ignaciana”, parecía decirme Dios, “¡Ahora ve a vivirla a Santo Domingo!”.

El único libro que me quedaba era mi diario de oración de mi propio retiro de Ejercicios Espirituales de 30 días, que estaba en mi maleta. El diario incluye un álbum de recortes con fotografías, dibujos y otros recuerdos que representan manifestaciones del amor de Dios por mí a lo largo de mi vida. Mi experiencia de los Ejercicios fue única para mí. Esto planteó la pregunta: ¿Será mi experiencia particular de la Espiritualidad Ignaciana relevante para la comunidad de Santo Domingo?

El llamado “escándalo de la particularidad” es que Dios eligió revelarse a un pueblo en particular, Israel, en un tiempo y lugar en particular. Además, Dios se hizo humano en una familia particular, y lo llamamos por el nombre particular de “Jesús”.

La ironía del escándalo de la particularidad es que, en cierto sentido, también es universal: Dios se encuentra con cada uno de nosotros a través de personas, comunidades, sacramentos, experiencias de oración, dificultades, belleza, etc.

Mientras Dios me pedía que compartiera mi experiencia particular de los Ejercicios, Dios también me invitaba a presenciar, a su manera particular, un carisma ignaciano vivo en el Colegio Loyola. Cada dos semanas, los estudiantes se sientan en bancos de meditación imitando la postura de oración del P. Pedro Arrupe, SJ, adoptado en Japón mientras los maestros los guían a través de una Contemplación Ignaciana. Los estudiantes del último año de secundaria estudian la Autobiografía de San Ignacio y luego preparan sus propias autobiografías para compartirlas entre sí en un retiro.

La escuela toma en serio el llamado a acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro lleno de esperanza, capacitándolos para que reconozcan y resuelvan sus propios problemas. Cuando llegué por primera vez, la administración notó que los estudiantes estaban tirando basura alrededor de la escuela. En lugar de limitarse a castigar a los estudiantes, la administración pidió a cada salón de clases, desde preescolar hasta la escuela secundaria, que presentaran una iniciativa para ayudar a todos a formar el hábito de deshacerse adecuadamente de la basura y el reciclaje. Los estudiantes de secundaria sugirieron poner recordatorios en los dispensadores de toallas de papel del baño. El jardín de infancia decidió pasear con carteles durante el recreo y señalar la basura perdida. (¡Una vez me encaró una joven con el ceño fruncido que me señaló una tapa de botella cerca de mis pies!) Todo el proceso pedagógico evitó que los estudiantes quedaran atrapados en una pelea rebelde con los administradores. En cambio, se capacitó a los estudiantes para ver el problema e imaginar soluciones. La escuela los acompañó mientras usaban su propia creatividad para construir un futuro lleno de esperanza.

Estar en un lugar y una cultura desconocidos tuvo sus ventajas: pude ver el Evangelio y el carisma jesuita encarnados de una manera nueva. Resulta que no necesitaba siete libros que nunca había leído para comunicar lo que sabía sobre la espiritualidad ignaciana. Mis propias experiencias particulares de Dios se encontraron con las experiencias particulares de mis colegas. A pesar de nuestras diferentes culturas, la espiritualidad ignaciana nos dio un lenguaje común para hablar de las cosas más importantes.

¿Crees que puedes estar llamado a servir a Dios y a la Iglesia de Dios como jesuita? Visita www.BeAJesuit.org para saber más sobre nuestra vocación.

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Peter Bell, SJ: crea espacios para encontrarse con Dios
Padre Anthony Wieck, SJ: Compartiendo las riquezas de la espiritualidad ignaciana
Ampliando la Familia Ignaciana a través de los Ejercicios Espirituales