Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por Jerry Duggan

Cuando entró en la Compañía de Jesús, Sullivan McCormick, SJ, asumió que seguiría el camino de la ordenación sacerdotal, como la mayoría de los jesuitas. Sin embargo, a medida que avanzaba en el programa del noviciado y reflexionaba sobre sus deseos más profundos para su vocación, se dio cuenta de que Jesús le llamaba a considerar la vocación de hermano jesuita.

Hoy, el H. McCormick está en la etapa de formación conocida como estudios de filosofía y es un hermano jesuita. Su decisión de entrar en la Compañía fue discernida intencionadamente después de la universidad, mientras trabajaba en el Jesuit College Preparatory School de Dallas y en una organización sin ánimo de lucro de Dallas.

El Hermano McCormick fue educado en la tradición jesuita en la escuela secundaria (Jesuit College Prep en Dallas) y en la universidad (Boston College), pero fue su tiempo en Jesuit Dallas como miembro del Alumni Service Corps lo que catalizó su relación con Dios y reavivó su fe.

McCormick (en la fila de atrás, al centro) con sus colegas de las ASC en Jesuit Dallas.
McCormick (en la fila de atrás, al centro) con sus colegas de las ASC en Jesuit Dallas.

Comenzó a reunirse con un director espiritual y se enamoró de la espiritualidad ignaciana. Con el tiempo, llegó a considerar la vocación jesuita.

«Tuve una profunda experiencia de sentir el amor de Dios durante una de mis sesiones de dirección espiritual», dijo. «Tuve un abrumador sentimiento de gratitud por ello y decidí que tenía la responsabilidad de compartir ese amor que había experimentado con otros».

Después de entrar en la Compañía en 2017, el H. McCormick comenzó a considerar las esperanzas y los deseos de su vocación.

Decidió convertirse en un hermano jesuita en lugar de un sacerdote, en primer lugar, porque recibió una llamada en la oración de Cristo para acompañar a las personas como un hermano. Pasó el siguiente año en el noviciado discerniendo esa vocación específica. Trabajar en la pastoral universitaria del Spring Hill College le ayudó a ver cómo le atraía caminar con el pueblo de Dios a su nivel, como compañero e igual.

«Recibo mucha alegría y satisfacción cuando la gente se abre a mí y comparte su historia», explicó. «Me siento llamado a acompañar a la gente en sus altibajos en la vida, y pensé que ser hermano jesuita me permitiría hacerlo».

A los ojos del hermano McCormick, independientemente de los esfuerzos de cualquiera de las partes por no considerarlas, existe una distinción entre la influencia de un sacerdote y un laico en un contexto de fe. El H. McCormick espera que, al ser un hermano jesuita, pueda relacionarse con la gente de una manera diferente, no mejor ni peor, sólo diferente.

Está especialmente entusiasmado por ver de qué manera, como hermano jesuita, puede trabajar en conjunto con los sacerdotes jesuitas para avanzar en la misión de la Compañía. Citó las palabras del Superior General, P. Arturo Sosa, SJ, para ilustrar su punto.

«Nuestro Superior General dijo que existimos como un cuerpo. Somos uno en ese cuerpo, pero tenemos diferentes partes con diferentes funciones», dijo. «En última instancia, sin embargo, la idea es que todos (sacerdotes, hermanos y colaboradores laicos por igual) trabajemos juntos para acompañar a quienes servimos y acercarlos a Dios».

El Hermano McCormick espera centrarse en dos pasiones personales suyas mientras acompaña a otros.

En primer lugar, a través de su trabajo con la organización Jesuit Anti-Racism Sodality (JARS) y sus estudios en la Universidad de San Luis, el H. McCormick desea ayudar en la lucha para combatir el racismo sistémico.

También desea estudiar los puntos en común entre la espiritualidad del programa de 12 pasos de Alcohólicos Anónimos y la espiritualidad ignaciana y, a su vez, acompañar a quienes luchan contra la adicción.

En última instancia, para el H. McCormick, se trata de ser un acompañante.

«Ser un hermano jesuita me permitirá conectar con el pueblo de Dios de una manera única, y estoy ansioso por ver todas las oportunidades de acompañamiento que esta vocación seguramente me proporcionará».

De izquierda a derecha: los hermanos jesuitas Brent Gordon, Matt Wooters (de la Provincia del Medio Oeste) y McCormick.
De izquierda a derecha: los hermanos jesuitas Brent Gordon, Matt Wooters (de la Provincia del Medio Oeste) y McCormick.
Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Peter Bell, SJ: crea espacios para encontrarse con Dios
Padre Anthony Wieck, SJ: Compartiendo las riquezas de la espiritualidad ignaciana
Ampliando la Familia Ignaciana a través de los Ejercicios Espirituales