Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por Jerry Duggan

Durante su época de estudiante en la Universidad Loyola (entonces Loyola College) de Maryland, Laura Alexander descubrió que su verdadera vocación en la vida es acompañar a los demás en su camino espiritual, pero no estaba segura de cómo sería su carrera. Hoy es ministra universitaria para retiros y Comunidades de Vida Cristiana (CVC) en la Universidad Loyola de Nueva Orleans, donde trabaja desde 2008 y, a través de la programación que supervisa, busca crear una cultura de pertenencia.

«Nuestro trabajo procura crear comunidades de pertenencia en el campus», explica. «Queremos que los estudiantes se sientan cómodos compartiendo su fe y siendo auténticos».

Gran parte de su trabajo diario consiste en planificar oportunidades de retiro para los estudiantes de Loyola. Estos varían en contenido: algunos se denominan Despertares (Awakening, dirigidos por los estudiantes), otros están adaptados a grupos específicos de estudiantes (como el retiro de los mayores) y algunos tienen lugar durante una temporada litúrgica particular (Alexander facilita un retiro de Cuaresma en línea).

Un grupo de estudiantes de Loyola disfruta de la cena en un retiro Despertares [Awakening].
Un grupo de estudiantes de Loyola disfruta de la cena en un retiro Despertares [Awakening].
Todos se basan en la espiritualidad y la visión del mundo de los jesuitas.

«Somos una institución jesuita, y uno de los objetivos de mi trabajo es asegurarme de que nuestra programación esté arraigada en nuestros ideales y valores católicos e ignacianos», señala.

También supervisa en el campus las Comunidades de Vida Cristiana (CLC, por sus siglas en inglés).

«Las CLC son pequeños grupos de estudiantes que se reúnen para compartir su experiencia de Dios y lo que eso significa para su vida», explica. «Tienen sus raíces en la espiritualidad ignaciana».

Alexander llegó a su puesto gracias a una semilla plantada por el departamento de Pastoral Universitaria de Loyola Maryland, donde siguió su formación universitaria.

«Originalmente quería ser una escritora cristiana de devocionales o algo por el estilo, pero, con el tiempo, discerní fuera de ese camino», recuerda. «En mi último año, tuve algunas conversaciones significativas con los ministros del campus en Loyola que me sugirieron que considerara un camino profesional con ellos».

Después de un año de ejercer el ministerio en el campus de la escuela secundaria, Alexander regresó a la escuela para completar su maestría en Ministerio Pastoral en el Boston College antes de tomar su cargo actual en la Universidad Loyola de Nueva Orleans.

«No me sentía cómoda con los aspectos disciplinarios de la enseñanza secundaria, sólo quería conectar con los estudiantes y ayudarles a crecer en la fe», confiesa.

Ella atribuye al departamento de Pastoral Universitaria de su alma mater -y a la Espiritualidad Ignaciana en su conjunto- el haberla ayudado a reconocer sus verdaderos deseos y a descubrir lo que quería hacer con su vida.

«La espiritualidad jesuita tiene una manera de descubrir nuestros deseos más profundos», indica. «Nos ayuda a descubrir las capas de la vida hasta llegar a nuestro ser más auténtico y a descubrir las misteriosas formas en que Dios actúa dentro de cada uno de nosotros».

Lo que encuentra más significativo es ayudar a los estudiantes a descubrir esos caminos.

«Rezar con los estudiantes y acompañarlos en sus viajes de fe es lo que me da la mayor sensación de satisfacción. Al tener esa semilla plantada en mí por el ministerio del campus como estudiante universitaria, ahora me siento muy orgullosa de ayudar a los estudiantes universitarios a experimentar el amor incondicional de Dios – creciendo en la fe con ellos en cada paso del camino».

Laura sigue agradecida con su esposo y a sus dos hijos por su apoyo a lo que ella considera una vocación. También agradece a su gran equipo de colegas de la Universidad Loyola de Nueva Orleans.

«El ministerio para nosotros es una vocación familiar – a menudo hay noches o fines de semana en los que no estoy en casa», señala. «Todos son comprensivos con mi trabajo, y no podría hacerlo sin los sacrificios que hacen».

La familia Alexander.
La familia Alexander.
Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Peter Bell, SJ: crea espacios para encontrarse con Dios
Padre Anthony Wieck, SJ: Compartiendo las riquezas de la espiritualidad ignaciana
Ampliando la Familia Ignaciana a través de los Ejercicios Espirituales