Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por Mary Baudouin

«Hijo, si quieres saber qué hacer con tu vida, simplemente ve a hacer lo que ayude a la mayor cantidad de gente en el menor tiempo posible, y ahí es donde se supone que debes estar».

P. Harry Tompson, SJ

Este fue el consejo que el P. Harry Tompson, SJ, dio al joven Mitch Landrieu, cuando buscaba orientación sobre lo que debía hacer con su vida. Landrieu fue vicegobernador de Luisiana y alcalde de Nueva Orleans.

En los últimos siete años de su vida -de 1994 a 2001-, el padre Tompson debió de estar exactamente donde debía estar. Como párroco de la Parroquia de la Inmaculada Concepción, en el centro de Nueva Orleans, fue el catalizador de la puesta en marcha de tres ministerios que aún hoy sirven a los marginados de la ciudad que amaba: Café Reconcile, Escuela de la Natividad del Buen Pastor y lo que hoy es el Centro Harry Tompson. Las tres organizaciones, que ya no son ministerios de la parroquia, siguen funcionando como instituciones sin ánimo de lucro e independientes bajo la dirección de juntas separadas.

Cuando el P. Tompson llegó a la Inmaculada Concepción, era principalmente una parroquia donde la gente cumplía con su obligación dominical o asistía a misa diaria durante la hora del almuerzo. Pero, como dijo el actual párroco, el P. Anthony McGinn, SJ, «Harry revitalizó la parroquia y le devolvió la vida.

Tenía un gran talento para implicar a la gente y convencerla de la importancia de estos ministerios. Consiguió que la gente fuera más allá de sí misma».

Muchas de las personas que el P. Tompson reclutó para los ministerios sociales, como parroquianos, estudiantes del Jesuit High, participantes en la Casa de Retiros Manresa y directores espirituales, mantienen vivos hoy el espíritu y la visión del P. Tompson a través de estas organizaciones.

El director de la Escuela de la Natividad del Buen Pastor, Tommy Moran, dijo que el último deseo del P. Tompson era que arraigara la misión de proporcionar una educación de calidad a los niños con bajos ingresos. «El reto de la educación en los barrios pobres se ha superado gracias a la visión del padre Tompson», dijo Moran. «Retos de los que otros huían, él corría hacia ellos, aunque fueran costosos de abordar».

Plaques at Good Shepherd School honoring the school’s founders and Fr. Harry Tompson, SJ

En su vigésimo tercer año de funcionamiento, la Escuela de la Natividad del Buen Pastor ofrece cada año una educación gratuita a más de 260 niños de preescolar al 7º grado. La escuela abrió sus puertas cuatro meses después de la muerte del P. Tompson, y fue creada por los miembros del consejo fundador que compartían la visión del padre.

Les urgía una de las últimas instrucciones que les dio: «No dejéis que esto fracase». Sus nombres están grabados en placas en el Muro de los Fundadores de la escuela, con un busto del P. Tompson como pieza central.

Acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro de esperanza

El padre Tompson también se preocupaba mucho por las necesidades de los jóvenes de Nueva Orleans, que estaban sin escuela, sin trabajo y sin esperanza. En 1996, se unió a Craig Cuccia, un hombre al que estaba viendo para la dirección espiritual, y al cuñado de Craig, Tim, para crear el Kids Café, un espacio seguro para los niños en edad escolar y sus familias en el barrio de Central City. Con donativos, compraron un edificio histórico de cinco plantas en un barrio degradado para que sirviera de centro de una nueva organización. Reconciliar Nueva Orleans se convirtió en la piedra angular de una rehabilitación más amplia del barrio.

El padre Tompson y Cuccia, junto con vecinos y un incipiente consejo de administración, idearon un programa que formaría a jóvenes de entre 16 y 24 años para trabajar en el sector de la restauración de Nueva Orleans, y que proporcionaría comida a la gente del barrio. En septiembre de 2000, Café Reconcile abrió sus puertas y empezó a funcionar como restaurante, atendido por alumnos del programa.

Aunque el padre Tompson nunca llegó a visitar el Café debido a su enfermedad, Gerald Duhon, antiguo alumno del padre Tompson y director de Reconcile de 2016 a 2022, dijo que su espíritu todavía se siente allí.

«Cuando llegué como nuevo director», dijo Duhon, «le recé a Harry: ayúdame, guíame. Sentí que me hacía cargo de un legado jesuita. En muchos sentidos, Reconcile me salvó».

En sus 23 años, Reconcile ha desempeñado un papel importante en la salvación de los más de 2.000 jóvenes que se han graduado en su Programa de Desarrollo de la Mano de Obra. El restaurante sigue sirviendo comidas cinco días a la semana. En septiembre de 2023, el diario The New York Times nombró al Café Reconcile uno de los 50 mejores restaurantes de Estados Unidos.

Acoger a los sin techo

Al principio de su pastoral, el padre Tompson abrió las puertas de un edificio contiguo a la iglesia de la Inmaculada Concepción para ofrecer un espacio en el que las personas sin hogar pudieran ir al baño, lavar la ropa y descansar durante unas horas de la dura realidad de la vida en la calle. Tras su muerte, este centro recibió el nombre de «Centro Harry Tompson», un honor que probablemente habría avergonzado al sacerdote.

Pero seguramente estaría orgulloso de lo que este lugar hace hoy en su ubicación actual, cerca del centro de la ciudad. Todos los días de la semana, cientos de personas sin vivienda acuden para ducharse, usar baños limpios, hacer llamadas telefónicas y encontrar seguridad y comunidad. En 2022, los gestores de casos del centro ayudaron a más de 125 huéspedes a encontrar una vivienda permanente, poniendo fin a su situación de falta de hogar.

Vicki Judice, directora del Centro Harry Tompson de 2013 a 2020, dijo que el legado más importante del padre Tompson es la forma en que el centro responde a las necesidades inmediatas.

«El padre Tompson no sabía nada de personas sin hogar ni de estadísticas. Simplemente vio una necesidad, respondió a esta y acogió a personas que otros rechazaban», afirma Judice. «Creo que hoy estaría orgulloso del centro y de su espíritu de hospitalidad y calidez, en gran parte ofrecido por voluntarios que se inspiraron en el padre Tompson».

Judice, que sigue siendo voluntaria en el centro después de su jubilación, dijo que la gente a menudo se presenta con donaciones, diciendo que el P. Tompson inspiró su generosidad.

Los ministerios que el P. Tompson imaginó y puso en marcha en Nueva Orleans no sólo han cambiado la vida de miles de niños pobres, jóvenes marginados y adultos sin vivienda, sino también la de innumerables voluntarios, líderes y donantes que han mantenido vivo su legado de compasión.

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Espiritualidad, servicio y fraternidad: Todo en un día de trabajo para los jesuitas mayores
Primer domingo de Cuaresma – ¿Somos realmente libres?
Reflexiones sobre la colaboración de los laicos con los jesuitas