Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por William Manaker, SJ

Durante los últimos tres veranos, el equipo de vocaciones ha invitado a varios discernidores y a algunos jesuitas a un Retiro de Discernimiento en la Naturaleza en Wyoming. La experiencia fue planeada y dirigida en colaboración con COR Expeditions, cuya misión es «proporcionar experiencias transformadoras en la naturaleza que renueven los corazones de los participantes».

William Manaker, SJ, comparte sus recuerdos de este tiempo desafiante y hermoso.

A modo de introducción, permítanme compartir con ustedes una imagen del Retiro en la Naturaleza tal y como lo viví.

Era el sexto día del retiro. El día anterior, habíamos acampado cerca de un pequeño lago de montaña, como solíamos hacer, pero esa mañana, en lugar de recoger y salir al camino, nos quedamos allí. Fue un día de silencio y oración.

Miré el reloj. Era mi turno, así que cogí mi libro de oraciones y caminé los 60 metros que nos separaban del lugar donde cocinábamos hasta la gran roca erosionada que sobresalía en el agua azul oscuro del lago. Allí, en el extremo de la roca, habíamos construido un altar con piedras sueltas, y sobre el altar había un corporal de lino y una pequeña custodia con el Santísimo Sacramento.

Al acercarme al altar, me arrodillé en adoración sobre la roca. Poco después, el ejercitante cuyo turno acababa de terminar se levantó y se alejó en silencio. Me quedé a solas con el Señor.

Allí, en la roca, me encontraba en una magnífica catedral.

La cresta de árboles y rocas que rodeaba el lago encerraba y aislaba el espacio, formando un muro que se extendía hasta el cielo. El silencio era absoluto, sólo quebrado por el susurro ocasional del viento y el suave zumbido de los mosquitos. Y aquí, ante mí, sacramentalmente presente en el altar, estaba el Señor del cielo y de la tierra, el creador de tan asombrosa belleza.

Ese día en el lago, nuestra jornada de silencio, fue sin duda la experiencia más poderosa del retiro. Pero toda la expedición, desde el día en que entramos en la naturaleza hasta el día en que salimos, fue un verdadero «ejercicio espiritual», una actividad que preparó y dispuso a todos los que hacíamos y guiábamos el retiro a librarnos de apegos desordenados y a buscar y encontrar la voluntad de Dios para nuestras vidas (cf. E.E. 1).

Éramos un grupo de nueve hombres: dos guías de COR Expeditions, tres jesuitas y cuatro hombres discerniendo una posible vocación jesuita. Nuestro viaje duró ocho días de acampada: seis días completos en la zona salvaje de Bridger, en la cordillera Wind River de Wyoming, más un día de acampada en cada extremo para entrar y salir de la zona salvaje. Allí, en el páramo, no se permiten vehículos mecánicos ni motorizados; si hubiera problemas, tendríamos que salir a pie.

Cada día en el desierto, aparte del día de silencio, caminábamos durante varias horas por senderos a más de 2.000 metros de altura, llevando toda nuestra comida y provisiones en mochilas que inicialmente pesaban más de 12 kilos. A pesar de las limitaciones en utensilios de cocina y suministros, comimos bien, haciendo quesadillas, frijoles y arroz, e incluso pizzas caseras.

Los que se retiraban sólo tenían lo que podían llevar a la espalda.

La impresionante belleza de la cordillera del río Wind y la majestuosidad y grandeza del paisaje suscitaron naturalmente la oración y la reflexión. El desierto abre muchas páginas hermosas en el libro de la creación; allí no es difícil pasar del asombro ante la naturaleza a la contemplación del divino Autor de la creación.

El tiempo en el desierto es un tiempo de alejamiento del mundo y de las preocupaciones y comodidades de la vida contemporánea. Al igual que los primeros monjes de Egipto, los nueve que viajábamos juntos estábamos a solas con Dios. Separados físicamente de los demás, estábamos libres del ajetreo del trabajo y protegidos del incesante flujo de medios de comunicación a través de teléfonos u otros dispositivos. Aunque no pudimos guardar silencio físico durante todo el retiro, el entorno natural y la separación de la vida cotidiana fomentaron un silencio interior que dio lugar a la conversación espiritual. En lugar de charlar en el camino sobre deportes o las últimas noticias, el entorno y la compañía propiciaron conversaciones sobre la oración, acerca de Dios y sobre la vocación. Cada día celebrábamos misa, nos tomábamos tiempo para la oración en silencio tanto en el camino como en el campamento, y teníamos conferencias sobre las virtudes y la oración y espiritualidad ignacianas.

Además de un espacio para la oración y la reflexión, la naturaleza es también un lugar para poner a prueba la propia virtud, como lo fue el desierto para Israel. El desafío físico de caminar en altitud con mochilas pesadas era considerable, al igual que la prueba del asalto constante de los mosquitos. Asimismo, carecíamos de muchas de las comodidades típicas de la vida moderna, dormíamos en tiendas y estábamos expuestos a los elementos. Pero, como experimentamos, esta prueba dio origen a la humildad y al reconocimiento de la propia necesidad de la gracia de Dios, una importante lección espiritual que siempre merece la pena aprender y reaprender.

 

En el viaje de vuelta al aeropuerto tras nuestra excursión por la naturaleza, nuestro grupo se tomó un tiempo para compartir las gracias de la experiencia.

Cada uno de nosotros se había beneficiado de esta: un sentido más claro de la llamada de Dios, una mayor libertad, una humildad más profunda, gratitud por el don de la creación y mucho más. Los frutos fueron evidentes.

Me alegro de que podamos seguir ofreciendo este retiro a los demás.

Los jesuitas P. Robert Murphy, el escritor William Manaker y el P. Aaron Pidel en la selva de Wyoming

¿Crees que puedes estar llamado a servir a Dios y a la Iglesia de Dios como jesuita? Visita www.BeAJesuit.org para saber más sobre nuestra vocación.

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Ciudadanía Fiel: El reto de hoy y de siempre
Peter Bell, SJ: crea espacios para encontrarse con Dios
Padre Anthony Wieck, SJ: Compartiendo las riquezas de la espiritualidad ignaciana