Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Para leer este artículo en inglés haga clic aquí.

El 12 de diciembre, fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, es siempre una fecha ocupada para la parroquia jesuita de San Diego que lleva el nombre de la patrona de México y América.

Además de dos Misas de medianoche (una en la iglesia y otra en el salón parroquial), cinco Misas durante el día y una obra del milagro de Nuestra Señora de Guadalupe presentada de todo corazón, este año, la estación en español Telemundo presentó su cobertura desde la parroquia. A la escena agitada pero alegre se sumaron aproximadamente 20 hombres inmigrantes que se han refugiado en la parroquia.

Migrantes cenando en la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe

El P. Scott Santarosa, SJ, párroco de Nuestra Señora de Guadalupe, dijo que la parroquia no tenía la intención de iniciar un refugio, pero a medida que las temperaturas comenzaron a bajar en San Diego, cada vez más hombres migrantes dormían en los escalones de la iglesia todas las noches. Varios otros refugios en el área brindan servicios para mujeres y niños, pero a menudo no es fácil para los hombres encontrar un lugar donde alojarse.

Nuestra Señora de Guadalupe abrió sus puertas a los hombres migrantes el 1 de octubre. Todos los días, los inmigrantes comienzan a hacer fila al final de la tarde y a las 6:30 p.m. son invitados a entrar, siempre que puedan demostrar que se han registrado con inmigración estadounidense.

El P. Scott Santarosa, SJ, con voluntarios preparando una comida para migrantes en el refugio

Pasan la noche en el Salón Tepeyac, un edificio en los terrenos de la parroquia. El edificio se utiliza con frecuencia para reuniones y encuentros de la parroquia y de la comunidad en general, y poder reservar el Salón Tepeyac para un evento es difícil porque los espacios son recursos escasos.

El P. Santarosa dice: “Es difícil dejar el edificio fuera de servicio todas las noches, pero el personal de nuestra parroquia y la comunidad sintieron que era absolutamente lo que teníamos que hacer”.

El Salón Tepeyac, un cobertizo prefabricado hecho de acero galvanizado, no es lujoso, pero es cálido y acogedor, ya que los feligreses se turnan para preparar y servir la cena todas las noches y el desayuno todas las mañanas antes de que los migrantes tengan que partir para comenzar el día a las 7 a.m. El Salón Tepeyac, bendecido por el provincial de la Provincia Jesuita del Oeste, el P. Sean Carroll, SJ, en la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, tiene capacidad para un máximo de 35 huéspedes.

El P. Sean Carroll, SJ, provincial de la Provincia Jesuita del Oeste, bendice al Salón Tepeyac.

El edificio lleva el nombre del Cerro Tepeyac, el lugar en México donde la Santísima Madre se apareció en 1531 a un indígena llamado Juan Diego Cuauhtlatoatzin. Nuestra Señora eligió a Juan Diego, un campesino de baja posición social, para que fuera su mensajero, algo que podría resonar en los hombres migrantes que buscan refugio en Nuestra Señora de Guadalupe todos los días.

Los vicarios parroquiales jesuitas, los PP. Brad Mills, SJ, extremo izquierdo, y Hung Nguyen, SJ, extremo derecho, han jugado un papel decisivo en la creación de este refugio y lo han ayudado a ser un lugar cálido y acogedor.

El P. Santarosa dice: “Nuestra misión es brindarles a los hombres migrantes que no tienen un lugar adónde ir la oportunidad de quedarse durante 30 días para ayudarlos a reconstruir sus vidas. Estamos inventando esto a medida que avanzamos, pero Dios ha estado con nosotros en cada paso del camino. Estoy muy agradecido a nuestros voluntarios y a mis hermanos jesuitas por reflejar el rostro de Cristo a nuestros hermanos necesitados”.

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Fr. Phillip Ganir, SJ, Celebrates 25th Anniversary as a Jesuit at Hometown Parish
How One Gen X Theology Professor Teaches Gen Z with Scott Moringiello
Lessons in Chemistry and the Meaning of Life