Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por Jerry Duggan

Como director de admisiones en el Jesuita High School en Tampa, Steve Matesich es a menudo el primer punto de contacto que las familias tienen en la escuela y, por lo general, su primer encuentro con algo «jesuita». Se toma esa responsabilidad muy en serio y encuentra su trabajo tremendamente significativo.

«Mi trabajo no es ser un vendedor – se trata de introducir a nuestras familias a la educación jesuita y mostrarles lo que la hace tan especial», explica.

Matesich no tiene que profundizar para ofrecer a las posibles familias un testimonio auténtico del poder de la educación jesuita porque él mismo lo vivió.

«Recuerdo que el Jesuita High School hizo una presentación en mi escuela en el 8º grado y pensé: esa es la última escuela secundaria a la que quisiera ir», se ríe al acordarse. «No podía hacer que mi mente de 14 años pensara en un instituto sólo para chicos».

Una vez que puso un pie en el campus, su opinión cambió rápidamente.

«Todavía recuerdo lo impresionado que estaba con la motivación de los estudiantes y su orientación hacia los objetivos», dice. «Realmente me hizo mejorar».

Después de asistir a la Universidad del Sur de Florida, Matesich ocupó puestos de trabajo en relaciones públicas y medios de comunicación, y trabajó en una empresa de reclutamiento. Con el paso del tiempo, se encontró con la oportunidad de volver a su alma mater ocupando algún cargo. Primero entrenó al equipo de baloncesto de primer año de la escuela. Ese trabajo despertó en él el deseo de entrar en el campo de la educación a tiempo completo.

«Trabajar con estudiantes de primer año en particular, verlos crecer a lo largo de esos meses, sentirse cada vez más cómodos y confiados en su transición a la escuela secundaria y acompañarlos a través de los altibajos fue algo que me produjo una gran satisfacción», confiesa.

En 2003, recibió una llamada del obispo local, preguntándole si estaría interesado en dirigir el departamento de admisiones de un nuevo instituto católico de la zona. Fue una oportunidad imperdible que aceptó. Unos años después, recibió una llamada del Jesuita High School en Tampa, preguntándole si quería «volver a casa» y ser el primer director de admisiones de la historia del colegio.

Quince años después, Matesich sigue sintiéndose satisfecho con su trabajo, que empieza mostrando a las posibles familias la convocatoria diaria en la capilla del colegio.

«Es importante que nuestras familias conozcan la importancia que damos a la oración y al crecimiento espiritual, porque es una de las cosas que distingue a la educación jesuita», explica.

A continuación, les guía en un recorrido por el campus y en las visitas a las aulas.

Matesich guía a una familia en un recorrido por el campus del Jesuita High School.
Matesich guía a una familia en un recorrido por el campus del Jesuita High School.

Las tardes se dedica a dar presentaciones sobre el Jesuita High School en las escuelas preparatorias en toda la región de Tampa, y las horas restantes del día se dedican a asistir a los eventos de la escuela Jesuita y al reclutamiento para el programa Puente hacia el Verano – que es para los estudiantes locales de alto rendimiento de la escuela media, con gran potencial pero de entornos socioeconómicos desfavorecidos. Este programa les da la oportunidad de conocer el Jesuita High School durante varias semanas en verano. Muchos de los alumnos del programa Puente hacia el Verano acaban matriculándose en el Jesuita High School para cursar el bachillerato, lo que ayuda al centro de estudios a desarrollar un alumnado diverso y completo.

Un reto adicional es revisar las demandas de decenas de solicitantes calificados – muchos más de los que Jesuita High School puede aceptar cada año.

«Es un desafío, recibimos muchas más solicitudes de las que podemos aceptar», afirma. «Hemos crecido enormemente en la última década, pero debemos seguir siendo lo suficientemente pequeños como para poder personalizar nuestra educación a cada estudiante y, lo que es más práctico, para que todos podamos caber en la capilla todos los días para nuestra Convocatoria matutina», sostiene.

Aunque sus días son largos y muchas sus responsabilidades, para Matesich todo se completa el día de la graduación.

«Llego a conocer a estos jóvenes de 12, 13 y 14 años, y verlos desarrollarse durante su tiempo aquí y caminar por el escenario de la graduación cuatro años más tarde ya como hombres, listos para salir a servir e impactar en el mundo. Esto me hace llorar cada año. Ser el que inicia ese proceso y luego ver ese crecimiento en hombres completos para los demás es una sensación increíble y es un testimonio de por qué la educación jesuita ha resistido la prueba del tiempo en todo el mundo durante siglos».

Matesich con un estudiante en la graduación.
Matesich con un estudiante en la graduación.
Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Misioneros modernos inspirados en la Reliquia de Brébeuf
Espiritualidad, servicio y fraternidad: Todo en un día de trabajo para los jesuitas mayores
Primer domingo de Cuaresma – ¿Somos realmente libres?