Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por Jerry Duggan

Como coordinador de servicios, profesor de matemáticas y ayudante del entrenador de fútbol en la Preparatoria del Jesuita Strake College de Houston, Reynold D’Souza se dedica a formar la mente, el cuerpo y el alma de sus alumnos.

Está dispuesto a hacer malabares con tantas responsabilidades dentro de la comunidad escolar debido a la gran alegría que las escuelas jesuitas le han proporcionado desde una edad temprana.

«La forma de hacer las cosas de los jesuitas -formar contemplativos en la acción y educar a la persona en su totalidad- siempre ha resonado en mí», explica. «Eso es lo que pretendo hacer en Jesuitas de Strake».

Al crecer en la India, D’Souza asistió a una escuela jesuita desde el primer grado, al igual que todos sus hermanos. Continuó en colegios jesuitas durante sus años de estudiante. Esto le proporcionó una sólida base académica y espiritual.

«Parte de la razón por la que creo tanto en la educación, específicamente en la educación jesuita holística, es porque la experimenté yo mismo», indica.

Después de llegar a Estados Unidos para cursar un máster en Matemáticas en la Universidad Tecnológica de Michigan, D’Souza consiguió un trabajo como profesor de matemáticas en un instituto católico, al tiempo que jugaba por las tardes al fútbol en la liga masculina de Houston, lo que le permitía «revivir sus días de estudiante» en la India.

Con el tiempo, surgió una vacante en Jesuitas de Strake, y D’Souza, recordando con cariño su propia experiencia con la educación jesuita, aprovechó la oportunidad.

«Sabía que este iba a ser un lugar tremendo para trabajar, y todavía lo siento así 16 años después», confiesa.

Contratado inicialmente como profesor de matemáticas, D’Souza ha visto crecer sus funciones hasta incluir la coordinación del programa de servicios de la escuela y servir como entrenador asistente de fútbol.

Hace una década, la dirección de la escuela se dirigió a D’Souza para pedirle que considerara la posibilidad de dirigir el programa de servicio de la escuela. Por supuesto, D’Souza sabía lo importante que era el servicio para una institución educativa jesuita, pero no tenía mucha idea de en qué se estaba metiendo.

«Al principio hubo mucho trabajo para poner en marcha nuestro programa», señala.

Hoy en día, mantiene contactos con organizaciones de toda el área metropolitana de Houston, asegurándose de que los estudiantes tengan una gran cantidad de oportunidades.

D'Souza lidera un grupo de estudiantes y padres de Jesuitas de Strake en un esfuerzo de distribución de alimentos.
D’Souza lidera un grupo de estudiantes y padres de Jesuitas de Strake en un esfuerzo de distribución de alimentos.

Aunque originalmente el programa de servicio se dirigía al último año, a partir de 2010 se añadió un requisito de servicio para cada nivel de grado. Desde 2013, ha sido un programa de cuatro años. «Históricamente, nuestros estudiantes de primer año han servido a los ancianos, los de segundo año se han dedicado a dar clases particulares o tutoría a niños en escuelas desfavorecidas, los de tercer año a servir a organizaciones religiosas y nuestros estudiantes de último año a los más vulnerables de la sociedad», explica.

A la luz de la pandemia en curso, estas «reglas» han dejado de existir: los estudiantes de cualquier grado pueden ahora servir en cualquier lugar aprobado por la escuela.

Quizá la responsabilidad más importante de D’Souza sea la de coordinar el proyecto de fin de curso de la escuela, un sello distintivo de muchas experiencias de la escuela secundaria jesuita.

Para cumplir con este requisito, muchos estudiantes aprovechan las oportunidades de verano, pasando una semana o más en organizaciones como la Asociación de Distrofia Muscular, el Campamento Bendición [Blessing], el Campamento Campeones [Champions] o un sitio pre-aprobado de su elección.

Los estudiantes también entienden la necesidad de reflexión que prosigue a un proyecto de último año completado.

«El servicio es estupendo, pero sin oportunidades para reflexionar sobre él y crecer a partir de él, nos estamos mostrando de mala manera», dice.

En años anteriores, D’Souza también ha coordinado viajes de servicio internacional a países como Belice, República Dominicana, Perú, Tanzania y Vietnam. Si bien estos viajes se han interrumpido debido a la pandemia en medio de la preocupación por las bajas tasas de vacunación en esos países, una de las esperanzas de D’Souza es hacer que esos viajes de inmersión estén disponibles a nivel local o nacional este verano.

«Nuestros viajes de inmersión son formativos para nuestros estudiantes», informa. «La seguridad es una prioridad, por supuesto, pero queremos mantener estos viajes, aunque no se hagan a nivel internacional en un futuro próximo».

Además de todo esto, D’Souza sigue dando clases de matemáticas y continúa siendo entrenador de fútbol. Por todas estas responsabilidades está ocupado, pero no agobiado, porque sabe que cada una de ellas tiene un propósito en el desarrollo de los jóvenes.

«La educación jesuita consiste en ser intelectualmente competentes y físicamente aptos, pero también espirituales y comprometidos con la justicia», señala. «También quiero hacer mi parte para ayudar en el desarrollo de todo el estudiante: en mente, cuerpo y alma».

La familia D’Souza.
La familia D’Souza.
Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Misioneros modernos inspirados en la Reliquia de Brébeuf
Espiritualidad, servicio y fraternidad: Todo en un día de trabajo para los jesuitas mayores
Primer domingo de Cuaresma – ¿Somos realmente libres?