Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por Jerry Duggan

P. John Nugent, SJ
P. John Nugent, SJ

Cuando el P. John Nugent, SJ, creció en Houston, su abuela fue su primera profesora de español en su escuela primaria católica. En ese momento, no tenía ni idea cómo las pequeñas semillas que ella plantó en él guiarían su propia trayectoria en la vida.

Demos un salto hasta 1996. Nugent, de 13 años, visita la Preparatoria del Jesuita College Strake de Houston. Es su primera vez en el campus. Sin saber nada de los jesuitas, al principio no le llama la atención el extenso campus ni la impresionante lista de galardones, sino la actitud distintiva de los miembros del profesorado (en su gran mayoría laicos). A Nugent le resultaba difícil determinar qué era lo que le atraía de ellos.

«Parecían profesores que se preocupaban de mucho más que de enseñar», explica. «Claro que tenían un plan de estudios riguroso, pero enseguida me di cuenta de que también se preocupaban por sus alumnos como personas».

El ideal que el P. Nugent no pudo articular en su momento resulta ser el concepto jesuita de cura personalis, es decir, cuidar de la persona en su totalidad. Aunque la frase puede aplicarse en muchos contextos, a menudo se utiliza para describir el enfoque holístico empleado por un educador jesuita.

Dos décadas más tarde, el P. Nugent se convierte en director del Jesuita High School Arrupe en Denver y descubre que las impresiones que le dejaron su abuela y el profesorado de Jesuitas de Strake hace tantos años siguen guiando su enfoque hoy en día.

«Ver a mi abuela dedicarse a la enseñanza durante décadas en escuelas católicas me impresionó mucho», sostiene.

Además, gracias a español fluido, Nugent comenzó a adquirir el dominio de una segunda lengua, que utiliza cada día en el Jesuita Arrupe, un colegio Cristo Rey que atiende a un alumnado predominantemente hispano.

Tras una enriquecedora experiencia en Jesuita Arrupe, Nugent se matriculó en la Universidad de Texas A&M. Tuvo la sensación de una vocación jesuita junto con un fuerte deseo de enseñar, particularmente ciencias. Recordó el ejemplo de sus profesores de secundaria y consideró su propia vocación de educador.

«Uno de mis profesores de ciencias en Strake era exactamente el tipo de profesor que yo quería ser: tenía grandes expectativas de los estudiantes, pero también se interesaba por ellos como personas y les ayudaba a crecer en la fe», recuerda.

Al sumergirse en la vibrante comunidad católica del campus de A&M, el P. Nugent se sintió cada vez más seguro de que tenía una vocación en la Compañía de Jesús, y con la esperanza de volver a ese entorno educativo.

El P. Nugent entró en el noviciado en 2006 y, después de experiencias gratificantes como novicio y en los estudios de filosofía, fue asignado a la Preparatoria del Jesuita College de Dallas como profesor de química.

Sus tres años en Dallas reafirmaron por qué Nugent se unió a la Compañía.

«En Jesuita Dallas pude enseñar química, una asignatura que me apasionaba, pero lo más importante es que pude conectarme con mis alumnos y ser una influencia formativa en sus vidas», recuerda.

Nugent con estudiantes de Jesuita Dallas.
Nugent con estudiantes de Jesuita Dallas.

Al final de su estancia en Dallas, Nugent fue reconocido por el alumnado como «Educador Ignaciano del Año». Esto le aseguró a Nugent que realmente había tenido un impacto en sus estudiantes y que estaba siguiendo la voluntad de Dios.

Tras los estudios de teología y la ordenación sacerdotal en 2015, Nugent trabajó en Jesuita Arrupe desde 2016, sirviendo primero como subdirector y ahora como director.

«En Jesuita Arrupe soy capaz de poner en práctica lo que siento, que son mis mayores dones al servicio de aquellos que merecen grandes oportunidades, pero no siempre pueden acceder a ellas», indica. «Mi educación católica y jesuita me ha enseñado que donde hay mayor necesidad, ahí es donde tengo que estar».

Nugent utiliza el español que aprendió de su abuela para conectar más profundamente con las familias. «Mi español no es en absoluto perfecto, pero espero que eso recuerde a nuestras familias que hacemos lo mejor que podemos para asociarnos, saliendo de nuestras zonas de confort para relacionarnos a nivel personal».

Hay momentos especiales para Nugent como cuando preside las bodas de antiguos alumnos o amigos de Jesuitas de Strake. Son vestigios impactantes que ha tenido en otras personas a lo largo de su vida a través de la educación jesuita.

«Ser capaz de usar mi fe para educar y crecer en amistad con tantos jóvenes maravillosos ha sido muy gratificante para mí», confiesa. «Las lecciones que me inculcó mi abuela, y que me dejaron también los Jesuitas de Strake y los Jesuitas de Dallas se han quedado conmigo todos estos años, mientras busco responder generosamente al llamado de ser un hombre al servicio de los demás».

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Misioneros modernos inspirados en la Reliquia de Brébeuf
Espiritualidad, servicio y fraternidad: Todo en un día de trabajo para los jesuitas mayores
Primer domingo de Cuaresma – ¿Somos realmente libres?