Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

By Patty Feder

Si alguna vez has conducido por una carretera costera de California a través de una densa niebla, entenderás la aventura que puede suponer. Con la intensa conciencia de estar rodeado de una belleza majestuosa, todo lo que puedes ver es la carretera que tienes delante, las señales de «curvas» y las esplendorosas secuoyas que se mantienen en posición reverencial. En esta ruta serpenteante, un momento muy agradable es cuando una repentina ráfaga de luz solar pone todo el viaje en una perspectiva más clara.

Ese momento clarificador llegó para mí mientras estaba sentada entre hermanos jesuitas y hermanas colaboradoras en el retiro inaugural de la Jesuitas Provincia USA Central y Meridional (UCS) dirigido a las mujeres en misión con los jesuitas.

Me quedé asombrada por lo que observé. Cada persona representaba alguna obra maravillosa del Señor, la cual se desplegaba en su respectivo apostolado. Al mismo tiempo, algo fresco y nuevo, poco claro pero hermoso, estaba ocurriendo entre nosotros.

Un jesuita sentado a mi lado me preguntó casualmente: «¿Cómo va lo de la OIS?» [por sus siglas en inglés], refiriéndose a mi trabajo en la Oficina de Espiritualidad Ignaciana de la provincia. Mi respuesta espontánea se convirtió en un lugar de reflexión permanente: «Estamos llenando las tinajas con agua. El resto depende de Jesús».

«Haced lo que él os diga»

Suceden cosas asombrosas cuando la gente se reúne e invita a Jesús a estar en medio de ella.

Antes de la pandemia, la Comisión de Misión y Ministerio de la provincia recomendó que la Provincia de UCS estableciera una oficina para promover la colaboración en el avance del ministerio de los Ejercicios Espirituales en la provincia. El Padre Provincial Thomas Greene, SJ, siguió la recomendación y confirmó la existencia de la Oficina de Espiritualidad Ignaciana (OIS, por sus siglas en inglés) al comienzo del Año Ignaciano, en mayo de 2021.

«Cuando el vino se acabó…»

Cada encuentro tiene su contexto; y por mucho que un anfitrión planifique, las circunstancias tienen un impacto definitorio.

Sea cual sea la intención de los que concibieron la OIS, la pandemia ha moldeado la visión y la forma de proceder de la oficina. La misión de la OIS es clara: «mostrar un camino a Dios» compartiendo creativamente los Ejercicios Espirituales, ayudar a la «formación de formadores» y fomentar la «colaboración y el trabajo en red» entre los ministerios ignacianos. El desarrollo de esta misión sigue siendo como un viaje aventurero a través de la densa niebla en la carretera de la costa.

Las adaptaciones online del Retiro de los Compañeros han llevado la «presencia real» y el «espacio sagrado» en nuevas direcciones. Los retiros ignacianos de temporada litúrgica unieron a personas desde San Antonio hasta Singapur, y palabras como «comunidad» e «iglesia» adquirieron un nuevo significado.

Se necesitaron nuevas formas de reunirse, se desarrollaron nuevas comunidades, salieron a la luz nuevas necesidades. Y la novedad trae consigo, inevitablemente, un sinfín de preguntas, frustraciones y ocasionales contratiempos. La OIS se inauguró en medio de una pandemia mundial y al comienzo de un Año Ignaciano, y comenzó con una gran actividad. Los contratiempos, tanto visibles como invisibles, eran inevitables. Afortunadamente, una verdad estabilizadora permanece: los empleados, los voluntarios, los donantes y los que colaboran con la OIS desde toda la provincia y más allá son tan edificantes como las imponentes secuoyas que se alzan a lo largo de un formidable camino costero.

«Llenad las tinajas con agua»

En Caná, Jesús hace uso de lo que tiene a su disposición. La OIS está desarrollando la capacidad de crear varios tipos de «espacios sagrados» que faciliten los encuentros con el Señor.

Los espacios sagrados en línea (retiros, seminarios y un futuro sitio web) son una bendición indispensable que existe con el apoyo de dos generosos voluntarios de la Comunidad de Vida Cristiana Dong Hanh. El ministerio en línea también amplía el alcance de la OIS para unir a diversas poblaciones ignacianas. Estas comunidades virtuales ampliadas son benefactoras apreciadas de los esfuerzos de la OIS.

La OIS también trabaja con entidades provinciales para crear espacios sagrados para encuentros en persona. Nuestra nueva forma de compartir los Ejercicios ha encontrado un hogar novedoso, gracias a la ayuda de los donantes y a la inventiva de la provincia. Hemos renovado el Xavier Jesuit Center de Denver para que sea el nuevo OIS-Denver. Servirá como sede para la enseñanza formativa ignaciana, seminarios, encuentros y retiros, según surjan las invitaciones.

Además, los últimos retiros de colegas de la UCS han utilizado espacios sagrados híbridos, conectando lugares presenciales y presentadores en línea. Los comentarios de los participantes revelan que esta nueva versión de «espacio sagrado» tiene un gran potencial. Las peregrinaciones a Guadalupe (México) o a El Camino (España) son algunas de las próximas aventuras.

En todos estos espacios sagrados, la gente busca un encuentro personal con Jesús. Tradicionalmente, los participantes en los retiros experimentan retiros «predicados» o «dirigidos por el silencio» para acercarse a Dios. El enfoque de la OIS combina elementos de las presentaciones «predicadas» con el espacio sagrado del «silencio» en casa o en la casa de retiros mediante Zoom y la dirección espiritual individual in situ.

Esta nueva forma de compartir los Ejercicios suscita abundantes gracias, y los participantes en los retiros son testigos del poderoso impacto de un encuentro en el que Dios sigue siendo fiel y siempre tan generoso.

Una última «vasija» que la OIS se esfuerza por llenar cuando es invitada es la formación de líderes y directores ignacianos. El Seminario Ignaciano y la Dinámica Teológica de los Ejercicios Espirituales serán reintroducidos este otoño, y una versión actualizada del taller Formando Espacios Sagrados yace en el fondo mientras el camino por delante continúa desarrollándose.

«Así que los llenaron hasta el borde»

A menudo me he preguntado dónde van los servidores de la boda para encontrar el agua necesaria para el trabajo maravilloso de Jesús. En el caso de la Oficina de Espiritualidad Ignaciana de la UCS, esa fuente de gracia son los propios Ejercicios Espirituales. Pero para mí, las mayores gracias fluyen de la colaboración y el trabajo en red con hombres y mujeres dedicados a los Ejercicios.

No llenamos las tinajas solos. Una firme comunidad de ministros ignacianos de toda la provincia sigue asistiendo y dándole forma a los sucesos que se avecinan. Conocido vagamente como un «Consorcio», modelando sus relaciones y modo de proceder según los primeros amigos en el Señor, este grupo geográficamente diverso se reúne regularmente para comprometerse en el discernimiento comunitario, impactando así profundamente en el paisaje del ministerio de los Ejercicios en la provincia y en el modo en que la OIS continúa siendo modelada.

Los servidores de la boda debieron preguntarse qué estaba ocurriendo. ¿Qué podría hacer el joven predicador? Incluso él parecía reacio porque no era su momento. Después de todo, la boda se quedó sin vino, pero no sin agua. Del mismo modo, el «panorama general» de la OIS sigue eludiendo mi atención. Sin embargo, la bandeja de entrada de mi correo electrónico me sirve como clara señal del camino que tengo ante mí.

Así que continúo llenando las tinajas fielmente al tirón del Espíritu interior y a la conversación continua entre compañeros y colegas, confiando en que dondequiera que el camino me lleve dependerá del Señor.

La danza y la alegría del banquete de bodas continúan.

– Patty Feder, administra la Oficina de Espiritualidad Ignaciana de la Jesuitas Provincia USA Central y Meridional.

 

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Peter Bell, SJ: crea espacios para encontrarse con Dios
Padre Anthony Wieck, SJ: Compartiendo las riquezas de la espiritualidad ignaciana
Ampliando la Familia Ignaciana a través de los Ejercicios Espirituales