Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por Jerry Duggan

Casi 500 años después de la fundación de la Compañía de Jesús, San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier son ampliamente venerados y respetados.

Pero no siempre fue así.

Este 12 de marzo se cumplen 400 años de la canonización de ambos santos. Resulta que hay una historia. Me senté con el P. John Padberg, SJ, un estudioso de la Compañía de 95 años de edad, para conocer su opinión sobre las canonizaciones del 12 de marzo de 1622, y las tramas políticas detrás de este honor.

San Ignacio misiones a su amigo Francisco Javier, desde una ventana en el antiguo Noviciado de San Estanislao en Florissant, Mo. Foto del P. JJ Mueller, SJ.
San Ignacio misiones a su amigo Francisco Javier, desde una ventana en el antiguo Noviciado de San Estanislao en Florissant, Mo. Foto del P. JJ Mueller, SJ.

Ignacio, como sabemos, fue un soldado y cortesano que disfrutó de su cuota de vicios terrenales y buscó la gloria en el campo de batalla. Cuando sus heridas (sobre todo la de una bala de cañón) le dejaron herido y con tiempo para considerar lo que quería de la vida, se convirtió a una existencia dedicada a Cristo. Este año, la Compañía de Jesús a nivel global celebra el 500º aniversario de esta conversión.

San Francisco Javier procedía de una familia acomodada y al principio tenía pocos deseos de dedicar su vida a Cristo, pero fue influenciado por su celoso amigo y compañero de habitación, Ignacio. Él y San Pedro Fabro estuvieron entre los primeros compañeros de Ignacio en París y entre el pequeño grupo que formó la Compañía de Jesús, que recibió la aprobación papal en 1540. Poco después, Ignacio, superior de la pequeña Compañía, envió a su querido amigo a Asia, donde pasaría el resto de su vida como misionero de Cristo.

Hoy parece apropiado que Ignacio y Javier, que tenían un vínculo inseparable apoyado y reforzado por las cartas a distancia, fueran canonizados el mismo día. Sin embargo, como explica el P. Padberg, sus canonizaciones representan algo más que el reconocimiento oficial de su santidad. Hubo un poco de lucha política entre bastidores.

«En aquella época, la separación de la Iglesia y el Estado no existía realmente tal y como la concebimos hoy», indica el padre Padberg. «El papado era, por supuesto, una entidad espiritual, pero también ejercía un importante poder político y no rehuía involucrarse en las relaciones internacionales».

En 1621, el Papa Gregorio XV fue elegido Papa. En aquella época, Francia y España eran las dos mayores potencias católicas de Europa. Su predecesor, el Papa Pablo V, había mostrado favoritismo hacia Francia, y Gregorio, buscando mantener los intereses políticos de la Iglesia equilibrados en el tiempo, optó por favorecer a España durante su reinado de 30 meses.

Según el P. Padberg, las canonizaciones de Ignacio de Loyola y Francisco Javier estaban justificadas por los méritos de la piedad y las contribuciones de cada uno a la Iglesia, pero también enviaban un mensaje político.

Gregorio XV fue el primer Papa educado por los jesuitas, ascendiendo al papado sólo 81 años después de la fundación de la Compañía. Es probable que esto influyera en su decisión.

P. John Padberg, SJ
P. John Padberg, SJ

«Al haber sido educado por los jesuitas, Gregorio sentía afecto por la Compañía, y quería hacer una declaración sobre su valor», sostiene el P. Padberg. «Este era un modo profundo y claro de hacerlo «.

Otras tres personas fueron canonizadas el mismo día que Ignacio y Javier: San Felipe Neri, un romano que fundó los Padres Oratorianos; Teresa de Ávila, una monja carmelita española; e Isidoro de Madrid, un agricultor español que tuvo una vida de simplicidad.

El padre Padberg señala que no fue una mera casualidad que cuatro de los cinco que fueron canonizados ese día fueran españoles.

«Gregorio quiso ponerse del lado de España más que del de Francia, sobre todo en comparación con su predecesor», señala. «Canonizar a cuatro españoles y a un romano [y a ningún francés] enviaba claramente ese mensaje».

Inferir el contexto político detrás de las canonizaciones no es demasiado especulativo.

«En la política estadounidense actual, parece que todo tiene que venir en forma de declaración oficial, o hacerse explícito, pero no siempre ha sido así en todo el mundo», sostiene el P. Padberg. «Los europeos de aquella época que estaban en sintonía con el panorama político sabían exactamente lo que hacía Gregorio».

La importancia de la canonización

Los acontecimientos fueron especialmente significativos por su oportunidad.

«Hoy en día, las canonizaciones se producen con bastante frecuencia, pero, en aquella época, no se había producido ninguna canonización en los 70 años anteriores a esas cinco, que fueron canonizadas el mismo día», explica el P. Padberg. «Por supuesto, las canonizaciones son siempre una gran cosa, pero es justo argumentar que eran una cosa aún mayor en aquellos días porque ocurrían con mucha menos frecuencia».

Además, las canonizaciones otorgaron un nivel de legitimidad mundial a los jesuitas que antes no existía.

«Hoy en día, los jesuitas son conocidos en todo el mundo, especialmente por sus proezas educativas; están establecidos y son respetados en casi todas partes», dice el P. Padberg. «En aquella época, no era necesariamente así».

En el momento de las canonizaciones, la Compañía de Jesús crecía en popularidad y atraía a un número creciente de hombres. No todos veían esto como una buena señal.

«Las órdenes religiosas más establecidas solían ser cínicas con los jesuitas en sus inicios», señala el P. Padberg.

Algunos criticaron a la Compañía por considerarla una moda, o creyeron que sus proezas educativas eran exageradas, o consideraron que su enfoque de la vida religiosa no estaba en consonancia con la Iglesia católica en general.

La canonización de dos jesuitas dio a la Compañía de Jesús no sólo reconocimiento, sino también legitimidad, y de forma muy pública.

«La canonización del fundador de la Compañía y de uno de sus compañeros más cercanos envió un claro mensaje de que los jesuitas eran legítimos y estaban aquí para quedarse», afirma el Padberg.

Desde aquel día transformador de hace cuatro siglos, más de 50 jesuitas han sido canonizados. No se puede exagerar la importancia de la decisión de Gregorio XV de canonizar a Ignacio y Pedro.

«Esta canonización es un hito en la historia de los jesuitas», recapitula Padberg. «Le debemos una gran gratitud a Gregorio XV por hacerla realidad, motivaciones políticas aparte».

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Misioneros modernos inspirados en la Reliquia de Brébeuf
Espiritualidad, servicio y fraternidad: Todo en un día de trabajo para los jesuitas mayores
Primer domingo de Cuaresma – ¿Somos realmente libres?