Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por Jerry Duggan

Jeff Miraflor, SJ
Jeff Miraflor, SJ

Cuando Jeff Miraflor, SJ, estaba en la escuela secundaria, los feligreses a veces bromeaban diciendo que «parecía tan santo en el altar» que sería un buen sacerdote. Se rió de este tipo de comentarios durante varios años antes de llegar al Jesuit High School de Tampa, donde obtuvo una nueva perspectiva de todo lo que podía ser un sacerdote. Años después, está en pleno proceso de formación jesuita, convencido de haber tomado la decisión correcta de seguir el llamado de Dios.

Durante su estancia en Jesuit Tampa, Miraflor conoció a varios jesuitas, incluido el presidente de la escuela, el P. Richard Hermes, SJ. También le enseñaron los jesuitas P. Doug Hypolite, un educador jesuita experimentado, así como el P. Eric Ramírez y el P. Randy Gibbens, que se encontraban en su magisterio jesuita y fueron asignados a la escuela para obtener experiencia ministerial. Le llamó la atención su autenticidad.

«Los jesuitas que me enseñaron en el instituto parecían tan reales», explicó Miraflor. «Nunca sentí que estuvieran actuando. Parecían creer realmente en todo lo que enseñaban, y también creer en la misión del colegio y de la Compañía».

También le impresionó su inteligencia.

«Cuando la gente piensa en un sacerdote, inmediatamente piensa en la teología, pero estos chicos estaban bien versados en otros temas también», recuerda. «Eran hombres instruidos en mucho más que en cuestiones de fe».

En el tercer año de Miraflor, fue a un retiro de Kairos donde, según la tradición, recibió varias cartas de personas conocidas. Una de ellas era del padre Hermes.

«Escribió que, de todos los estudiantes de Jesuit High, yo formaba parte de un pequeño grupo que, en su opinión, se había apropiado realmente de su propia fe, y que se emocionaba profundamente cada vez que me veía rezar en la capilla del colegio», recuerda. «Añadió que no podía evitar pensar que yo sería un gran jesuita algún día».

Muchos hombres, sobre todo a esa edad, podrían sobresaltarse ante tal sugerencia, pero a Miraflor le dio consuelo.

«Empecé a pensar en ello, e inmediatamente me llenó de alegría», dijo.

Miraflor en su graduación en el high school.
Miraflor en su graduación en el high school.

Después de asistir a varios eventos de discernimiento, Miraflor decidió matricularse en la Universidad de Florida Central y completar al menos unos años de carrera universitaria antes de tomar una decisión vocacional para toda la vida.

Su proceso de discernimiento continuó a lo largo de sus años universitarios y, al terminar su tercer año, dio el salto de fe y entró en la Compañía de Jesús.

Enseguida le llamó la atención el grado de camaradería que encontró en sus hermanos jesuitas.

«Sabía que la hermandad era una parte importante de la vida de los jesuitas, pero experimentarla de primera mano y formar parte de ella era algo totalmente distinto», dijo. «Me sorprendió descubrir cuánta alegría me aportó ese sentido de comunidad».

Tras completar dos años como novicio, Miraflor fue enviado a la Universidad de Fordham para realizar sus estudios de filosofía. Le pareció fascinante aplicar las lecciones fundamentales de oración que le enseñaron en la apacible Grand Coteau, La., en la bulliciosa ciudad de Nueva York.

«Disfrutar de todo lo que ofrecía la ciudad, pero manteniendo esas lecciones fundamentales de la oración, y aprender a equilibrar el ser un contemplativo y un hombre de acción en mi fe fue un equilibrio fascinante», dijo.

Recientemente ha comenzado su propia labor de magisterio, enseñando matemáticas en el Jesuit High School de Nueva Orleans.

«Fui, en muchos sentidos, formado por los jesuitas que me enseñaron en Jesuit Tampa, no sólo en términos de mi vocación, sino también intelectualmente», dijo. «Ser capaz de ir a un entorno de escuela secundaria similar y ser esa presencia para los jóvenes de hoy es un regalo tremendo. Quiero ser tan buen profesor, mentor y compañero para esos jóvenes como los jesuitas de Jesuit Tampa lo fueron para mí hace una década».

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Ciudadanía Fiel: El reto de hoy y de siempre
Peter Bell, SJ: crea espacios para encontrarse con Dios
Padre Anthony Wieck, SJ: Compartiendo las riquezas de la espiritualidad ignaciana