Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por Therese Fink Meyerhoff

Ian Peoples, SJ

Cuando Ian Peoples, SJ, hizo el retiro ignaciano de 30 días como novicio, escribió en su diario que escuchó a Cristo decirle en oración que su ministerio jesuita debe ser para los pobres y con los pobres.

A medida que completa su magisterio en Belice, tiene una mejor comprensión de a qué ha abierto su corazón al responder a esta llamada. Recientemente salió de la nación centroamericana con el corazón abatido y quebrado, y lleno de gratitud.

El magisterio es la tercera etapa de la formación jesuita, en la que se sirve en el ministerio a tiempo completo mientras se vive en una comunidad jesuita. La destino de People fue al Wagner’s Youth Facility (WYF), una parte de la Prisión Central de Belice en la ciudad de Belice. Él ejerció el ministerio principalmente a hombres jóvenes que crecieron económicamente pobres en barrios infestados de pandillas. Los muchachos se unieron a estas porque pensaron que no tenían otras opciones, y esta vida los llevó al crimen.

«Mi ministerio en Belice consistía en acompañar a un pueblo crucificado», afirma Peoples. «Me ha roto el corazón una y otra vez, porque quiero a estos chicos. Mi corazón se siente como magullado. Y la tentación al caminar con este tipo de comunidad es volverse insensible, protegerse del dolor. He intentado evitarlo. Es una gracia difícil».

Peoples sabe que su experiencia de magisterio le acompañará durante toda su vida, incluida la siguiente etapa de formación jesuita, los estudios de teología en la Escuela Jesuita de Teología y Ministerio del Boston College.

«Gran parte de mi ministerio ha consistido en acompañar a personas para las que no hay una respuesta fácil», explica. «¿Qué aspecto tiene la esperanza en situaciones aparentemente desesperadas? Es algo que llevaré conmigo a la teología. ¿Qué nos dice nuestra fe?».

Peoples creció en Texas. Es uno de los cuatro hijos de una familia católica practicante. Se sintió llamado al ministerio sacerdotal desde muy joven, pero también quería tener una familia. Como estudiante universitario, se alejó de la práctica de su fe católica y pronto se dio cuenta de que se sentía profundamente infeliz viviendo una vida sin Dios. Comenzó una exploración espiritual.

«Empecé una búsqueda», recuerda. «Exploré otras tradiciones de fe y espiritualidades, pero todo lo que me atraía estaba encarnado en la persona de Cristo». Esta constatación le impulsó a abrazar de nuevo su fe católica.

Ian Peoples, SJ, lava los pies a un hombre encarcelado en Belice en un servicio de Jueves Santo.

Por motivos económicos, Peoples dejó la universidad antes de graduarse. Su trabajo en un Boys & Girls Club le dio tiempo para asistir a misa todos los días, y la llamada al sacerdocio surgió de nuevo. Durante un retiro de ocho días en la Casa de Ejercicios Jesuitas Montserrat, en Lake Dallas (Texas), tuvo una revelación.

«Dios despejó las nubes de duda y confusión y me dio un sentido muy claro de su deseo para mí, que era mi deseo, que era ser jesuita», sostiene. «Fue una llamada profunda, en la que todavía encuentro fuerza al día de hoy».

Peoples también encuentra fortaleza en el apoyo de sus hermanos jesuitas. «Creo que una de las mayores gracias de esta vida es la comunidad», afirma. «Me encanta mi trabajo apostólico, pero ha habido muchos días difíciles. Mi comunidad jesuita me ha sostenido. Poder volver a casa con hombres que me apoyan y me alegran es una gran gracia. Estoy muy agradecido por los hombres a los que puedo llamar hermanos».

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Ciudadanía Fiel: El reto de hoy y de siempre
Peter Bell, SJ: crea espacios para encontrarse con Dios
Padre Anthony Wieck, SJ: Compartiendo las riquezas de la espiritualidad ignaciana