Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por el P. Jonathon Polce, SJ

El P. Jonathon Polce, SJ

«¡¿Once años?! ¿Por qué se necesita tanto tiempo?».

Esta pregunta me la han hecho, e incluso me la he preguntado yo mismo, en mi viaje de once años hacia el sacerdocio jesuita que culminó el verano pasado cuando fui ordenado junto con otros tres jesuitas de mi clase de noviciado.

Sí, once años de formación, que es el tiempo normal que muchos jesuitas tardan en ser sacerdotes, es mucho tiempo de formación. Pero, al menos en mi caso, cada día, cada mes y cada año valieron la pena y fueron verdaderamente necesarios.

En cada etapa de la formación, el Señor me ha exigido, empujado, moldeado y humillado para preparar mi corazón y mi mente para una vida de ministerio como sacerdote. Mi formación no ha terminado, sino que continuará de manera más informal mientras aprendo y crezco a través de mi ministerio con, para y junto al pueblo de Dios.

Esos once años de formación, y cada etapa y misión concreta a lo largo del camino, tenían una finalidad: formar mi corazón y mi mente para estar en amor y unión con Cristo, la Iglesia de Cristo y el carisma y la forma de proceder de los jesuitas.

El viaje fue abrumador. Esos once años trajeron desafíos y un crecimiento que no fue fácil. Pero valió la pena, y la formación funcionó.

Mi primera vez en el confesionario como sacerdote, recuerdo que me sentí a la vez humilde y dispuesto. Humilde, porque tuve la bendición de ofrecer el perdón de Dios a los demás, y dispuesto, porque mis muchos años de formación, en los que crecí en compasión, humildad, gratitud y conocimiento, me prepararon para ofrecer un corazón sacerdotal a los que entrarían ese día.

Cuando fui llamado a mi primera unción, me sentí humilde y dispuesto. Humilde, por ser capaz de llevar la esperanza y la alegría de Cristo a quien se enfrenta a la muerte, y dispuesto, porque mi formación me había ayudado a caminar cerca de los que sufrían y morían para poder ofrecer la experiencia del pueblo de Dios como consuelo a los que me encontraría.

Jon Polce, SJ, después de un bautismo. Por entonces, fue un diácono.

Cuando fui llamado a presidir mi primer bautismo, me sentí humilde y dispuesto. Humilde, por ser llamado a un ministerio que ayuda a facilitar la creación de una nueva vida en Cristo. Dispuesto, por las innumerables horas de confesiones, oración y conversaciones espirituales que recibí en mi camino y que moldearon mi corazón para compartir la vida y la alegría de Cristo con los demás.

Cuando fui llamado al altar para ser ordenado, me sentí humilde y dispuesto. Humilde porque nadie es digno de ser sacerdote, es un puro don de Dios. Humilde, porque mi camino hacia el sacerdocio no sería posible sin la ayuda de los demás. Sin embargo, también estaba dispuesto. Dispuesto, por su ayuda, donaciones, oraciones, paciencia y amor; estaba dispuesto para dar este siguiente paso en mi formación y decir sí a una vida como sacerdote en la Iglesia de Dios.

Mi sí fue posible gracias a su sí. Me siento humilde por eso, y dispuesto por eso, y estoy siempre agradecido a Dios y a ustedes por este gran regalo de la vocación sacerdotal.

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Ciudadanía Fiel: El reto de hoy y de siempre
Peter Bell, SJ: crea espacios para encontrarse con Dios
Padre Anthony Wieck, SJ: Compartiendo las riquezas de la espiritualidad ignaciana