Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por José López | Dajabón, República Dominicana

Gracias al Director de Novicios, el P. Drew Kirschman, quien siempre fue creativo en mi proceso de discernimiento, pude explorar la experiencia de ser jesuita en un contexto latinoamericano. Mi increíble y largo experimento en Dajabón, República Dominicana, fue una de las experiencias más formativas de mi vida.

Dajabón es un pueblo remoto al norte de la República Dominicana, en la frontera con Haití. Me enviaron a laborar estrechamente con el P. Regino Martínez, SJ. Iba a trabajar con la parroquia y la estación de radio locales, y estaría disponible para ayudar a los jesuitas cuando tuvieran que hacer viajes al interior del país.

En la parroquia ayudé en la oficina y en algunas actividades pastorales. Una de mis principales responsabilidades era colaborar con el pastor en los funerales. Los fines de semana salía por rutas asignadas al campo para ayudar a la comunidad en la celebración de la Liturgia de la Palabra y la distribución de la Sagrada Comunión.

En la estación de radio, ayudé a desarrollar un podcast sobre temas contemporáneos y la espiritualidad ignaciana dirigido a los Millennials y la Generación Z.

Mi tiempo en la República Dominicana estuvo lleno de muchas aventuras llenas de gracia, demasiadas para enumerarlas aquí. Así que he decidido centrarme sólo en dos.

Un viaje a Guayubin

Un día, el P. Regino me invitó a acompañarlo al interior del país para apoyarlo en la distribución de ayuda humanitaria que había conseguido. Entonces, partimos en su pequeña camioneta cargada de víveres para viajar desde Dajabón hasta el pueblo de Guayubin. Mientras conducíamos por un camino de tierra lleno de baches, el camión levantó una nube de polvo rojo detrás de nosotros.

Cuando llegamos a Guayubin, encontramos un barrio improvisado construido principalmente por trabajadores agrícolas haitianos. Las casas estaban hechas de restos de madera, tenían techos de metal corrugado y había una red eléctrica improvisada unida por el tipo de cables de extensión domésticos que se pueden encontrar en las ferreterías locales. Las casas no tenían plomería en su interior.

Seguí al P. Regino a una casa con piso de tierra donde estaban reunidos varios hombres de todas las edades. Cuando el P. Regino entró a la habitación, se pusieron de pie y le estrecharon la mano mientras caminaba entre ellos. El padre Regino se dirigió a la sala con una especie de saludo criollo, y todos gritaban y reían de alegría. No me di cuenta de antemano, pero estaba a punto de participar en una manifestación de trabajadores clandestinos.

Los trabajadores se turnaron para presentar quejas sobre las injusticias que habían sufrido. Después de que cada trabajador terminó de presentar su queja, fue recibido con vítores y aplausos. Entonces el P. Regino expresó a los trabajadores su apoyo y solidaridad con su movimiento. Los instó a continuar reclutando a otros para su causa.

Cuando terminó la manifestación, repartimos los bienes que habíamos traído. Al principio no había mucha gente y la distribución se desarrolló sin problemas. Sin embargo, después de que se corrió la voz en el vecindario, la escena estalló con una multitud de personas. En cuestión de minutos, había literalmente cientos de personas abarrotadas en el área alrededor de la camioneta. Intentamos desesperadamente asegurarnos de que la distribución fuera justa. En menos de cinco minutos, se acabaron todos los suministros. Nunca había experimentado ese nivel de necesidad y pobreza.

Viernes Santo después de la veneración de la Cruz en el pequeño pueblo de Cayuco.

Recordé ese día como uno de los más esclarecedores de mi largo experimento en la República Dominicana. Me sentí conmovido hasta lo más profundo por la pobreza que presencié.

Viernes Santo con campesinos del campo dominicano

La parroquia en la que trabajaba tenía una hermosa tradición de Semana Santa. Tenían la costumbre de invitar a jesuitas en formación de toda la isla a venir a la región para ayudar con las liturgias de Semana Santa. Sin embargo, esto requería que una familia o alguien de cada una de las comunidades hospedara a los jesuitas durante toda la semana. Fue como una experiencia de miniperegrinación para quien es enviado a una comunidad.

Me enviaron a un pueblo llamado Cayuco. Era una comunidad ganadera en el campo. Por las mañanas, los campesinos preparaban un abundante desayuno a base de leche fresca, huevos recién puestos y puré de plátanos.

Mis días los pasaba caminando por el campo yendo de casa en casa, donde animaba a la gente a asistir a los servicios de Semana Santa. La gente me invitaba a tomar una taza de café y charlar. En el breve tiempo que estuve allí, pude conocer bien a los miembros de la aldea.

Los ancianos del pueblo me recordaron las memorias sobre los misioneros jesuitas que llegaron por primera vez al pueblo a caballo. Me contaron cómo un jesuita icónico montó su burro por la ciudad y tocó una trompeta para que la gente supiera que era hora de ir a misa.

José López, SJ, celebra con estudiantes de secundaria tras su exitosa ascensión a El Moro, una montaña de la República Dominicana.

Su capilla comunitaria era hermosa. Debido a que carecía de ventanas de vidrio, el piso a menudo se llenaba de hojas arrastradas por la brisa del atardecer, lo que requería que alguien barriera antes de poder usar la capilla. A las mujeres del pueblo les hacía gracia que yo tomara una escoba y barriera junto a ellas.

Jugué dominó con los hombres, y durante nuestras bromas, mientras ellos se quejaban de mi terrible juego, pudimos discutir temas de Dios y la religión. Por las tardes me reunía con los niños del barrio y jugaba al stickball y otros juegos.

Aquella celebración del Viernes Santo, allá en el campo, fue uno de los días más memorables de mi vida. Habíamos elegido hacer la veneración de la cruz frente a una estatua del Calvario en el cementerio local. Hicimos un Vía Crucis (Camino de la Cruz) e hicimos procesión a través del pueblo hasta la estatua del Calvario. Parte de lo que hizo que la celebración fuera tan especial fue la devoción de los miembros multigeneracionales de la comunidad que asistieron al servicio. Había niños, adolescentes, sus padres y abuelos. Fue un servicio pequeño, pero todos contribuyeron, y fue la veneración de la cruz más profunda en la que jamás participé. La experiencia confirmó mi vocación y me mostró que el Evangelio estaba vivo, incluso en los lugares más remotos.

Todas mis experiencias en la República Dominicana me ayudaron a ver mi vocación bajo una nueva luz y me ayudaron a darme cuenta de la necesidad de que los jesuitas llenaran esos espacios de encuentro. Estoy agradecido por las formas creativas en que nuestro director iniciado nos ayudó a discernir los experimentos. Nunca hicimos las cosas por rutina, sino que discernimos los deslazamientos según los movimientos del Espíritu.

Las experiencias que tuve en el noviciado realmente me ayudaron a comprender mi llamado al servicio. Ahora tengo experiencias formativas de las que puedo aprovechar mis ministerios futuros.

¿Crees que puedes estar llamado a servir a Dios y a la Iglesia de Dios como jesuita? Visita www.BeAJesuit.org para saber más sobre nuestra vocación.

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Espiritualidad, servicio y fraternidad: Todo en un día de trabajo para los jesuitas mayores
Primer domingo de Cuaresma – ¿Somos realmente libres?
Reflexiones sobre la colaboración de los laicos con los jesuitas