Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por Becky Eldredge

El año pasado, mientras escuchaba a la gente en la dirección espiritual, en los retiros virtuales y en las conversaciones con amigos, colegas y vecinos, me di cuenta de que muchos de nosotros mantenemos un profundo dolor por el largo sufrimiento de nuestros hermanos y hermanas negros. Dios amplió mi conciencia el año pasado al ver que el dolor de amigos y colegas negros alcanzaba una profundidad que hace que sienta dolor en mi corazón al escribir estas palabras. Un colega me dijo: «La muerte de George Floyd fue la gota que colmó el vaso para mí. Ya no me siento segura». Otra amiga compartió lo temerosa que estaba de que sus hijos salieran a jugar a su barrio por miedo a lo que la gente pudiera suponer de sus hijos.

Escuché sus palabras y su dolor, y las sigo escuchando ahora. También soy consciente de que, como madre blanca, este es un sufrimiento que yo nunca experimentaré. Sin embargo, esto no me da permiso para ignorar el dolor de toda una comunidad de personas que gritan de dolor. Su dolor es real. La pena que brota en mí también es real. Siento que Dios me insta, y a todos nosotros, a prestar atención a la gracia del dolor que surge en nosotros. Las muertes de George Floyd, Breonna Taylor, Elijah McClain, Ahmaud Arbery, Tamir Rice, y muchas otras víctimas negras asesinadas injustamente, han devuelto el racismo a nuestra conciencia colectiva y nos recuerdan vívidamente que el racismo nunca desapareció.

Durante la Primera Semana de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, hay una especie de tristeza que Dios nos permite sentir mientras rezamos sobre el mal y el pecado en el mundo y pedimos la misericordia de Dios. Es una tristeza que brota en nosotros cuando despertamos al pecado en nuestras vidas y en el mundo. Al brotar en nosotros, nos impulsa a cambiar. Esta es la gracia del dolor. La gracia, definida teológicamente, es un don de Dios que nos ayuda a llegar a una nueva comprensión de nosotros mismos, de Dios y de los demás. El dolor es un don de Dios que puede ayudarnos a comprender el sufrimiento en nosotros mismos y en los demás.

El dolor, tal como se define en las reglas de discernimiento de Ignacio, es un consuelo espiritual. Es el Espíritu Santo que nos despierta a algo que nos impide, individual o colectivamente, amar plenamente a los demás y a Dios.

¿Qué hacemos cuando sentimos la gracia del dolor? 

Reconocemos la gracia en el momento en que la sentimos. Dios está con nosotros de manera real y palpable. Cuando nos sentimos conmovidos hasta las lágrimas por nuestro propio pecado o por el sufrimiento de otros, estamos sentados en un momento impregnado de la presencia del Espíritu Santo.

En este momento, siento que el Espíritu Santo nos ruega que reconozcamos el dolor que sentimos al escuchar a nuestros hermanos y hermanas negros llorar por el dolor del racismo en nuestro mundo.

¿No se nos invita a notar cómo toda una raza no se siente plenamente amada? ¿No se nos desafía a preguntarnos si estamos amando como Cristo ama? ¿No nos invita el Espíritu Santo a ver los efectos del pecado del racismo en nuestro mundo? 

Siento que se nos desafía a notar nuestros propios prejuicios, a evaluar nuestros comportamientos que contribuyen al racismo sistémico y a discernir cuáles pueden ser nuestras acciones para lograr el cambio.

Notar y nombrar nuestro dolor puede ser doloroso. Como seres humanos, tendemos a no querer reconocer nuestras faltas. A veces, también, nos resulta difícil sentirnos identificados con el sufrimiento de los demás. El dolor también puede provocar una sensación de impotencia al darnos cuenta de lo difícil que es cambiar algo por nosotros mismos. La gracia del dolor también pone de manifiesto nuestra dependencia de Dios, nuestra necesidad de su misericordia y su ayuda. No estamos solos al nombrar nuestro dolor.

San Ignacio nos ofrece una herramienta de oración, el triple coloquio, para ayudarnos a nombrar nuestro pecado. Esta herramienta de oración nos invita a un coloquio o conversación con María, Jesús y Dios para darnos cuenta dónde contribuimos al pecado en el mundo.

Nos ofrezco este triple coloquio para rezar sobre nuestro papel en el racismo.

Primero vamos a María y le pedimos que vaya a su hijo y pida estas gracias para nosotros:

– Conocer en profundidad el pecado del racismo y el arraigo de este pecado en mi vida y en el mundo.

– Tener una comprensión profunda de cómo contribuyo al pecado del racismo.

– Reconocer los momentos que me han impedido amar a mis hermanos y hermanas negros como Dios los ama.

– Experimentar un profundo deseo de enmendar mi vida y mis acciones y alejarme de todo lo que contribuye al pecado del racismo.

Después de hablar con María, vamos a su hijo, Jesús, y le pedimos estas mismas tres cosas. Luego nos dirigimos a Dios y le pedimos estas tres cosas. 

Creo que rezar el triple coloquio nos ayudará a reconocer nuestro papel en el pecado del racismo, a confrontar nuestros prejuicios y comportamientos personales, y a hacer crecer nuestro deseo de ser parte de la solución para erradicar el racismo.

Una vez que reconocemos nuestro dolor y nuestro pecado, ¿qué hacemos entonces con él? 

Deponer su espada ante la Virgen Negra de Montserrat fue parte del proceso de conversión de San Ignacio.
Deponer su espada ante la Virgen Negra de Montserrat fue parte del proceso de conversión de San Ignacio.

San Ignacio nos invita a llevar nuestro dolor y pecado directamente a Cristo en la oración. En la oración podemos hablar honestamente con Dios sobre lo que notamos y el dolor que sentimos. Al llevar nuestro dolor a Cristo, Dios entra en lo que estamos sintiendo y trae misericordia.

Dios anhela liberarnos de nuestra propia pecaminosidad. Dios también anhela entrar en nuestra herida, en nuestro quebranto y en nuestro dolor para sanarnos.

Parte de nuestro dolor se debe a nuestra propia capacidad pecaminosa como seres humanos. A veces el quebrantamiento que experimentamos no es causado por nosotros o por nuestras acciones, sino que es simplemente el resultado del viaje de la vida y del riesgo de estar en relaciones. A veces lo que sentimos es el efecto dominó de las decisiones de otra persona. A veces nuestro dolor es el resultado de escuchar las voces equivocadas y olvidar quiénes somos.

Llevar nuestro dolor a Dios permite que Dios entre en lo que estamos sintiendo; también nos invita a discernir de qué modo se nos invita a despertar un cambio en nosotros y en el mundo. San Ignacio nos ofrece una herramienta de oración que nos ayuda a llevar nuestro dolor a Dios y a discernir nuestra respuesta. Esta herramienta de oración es el Coloquio con Cristo en la Cruz.

Imagina a Cristo Nuestro Señor suspendido en la cruz ante ti, y conversa con él sobre lo que surgió mientras rezabas el triple coloquio sobre nuestro papel en el racismo. A continuación, hazle estas tres preguntas que te ayudarán a orientar tu discernimiento sobre lo que estás llamado a hacer:

¿Qué he hecho por Cristo?

¿Qué estoy haciendo por Cristo?

¿Qué debo hacer por Cristo? 

Acudimos a Cristo crucificado y le hablamos honestamente de lo que se nos ocurre y le pedimos que guíe nuestros pasos y acciones para cambiar nuestros prejuicios y comportamientos. Le pedimos a Cristo que nos muestre cuál puede ser nuestra respuesta en este momento para enfrentarnos al racismo y ayudar a erradicarlo en nuestro mundo.

Los insto a no ignorar el dolor que estamos escuchando de nuestros hermanos y hermanas negros y el dolor que podríamos estar sintiendo también en nosotros. Los invito a ir a nuestras capillas interiores y a rezar para poder escuchar y discernir nuestra respuesta. La oración siempre nos envía fuera de nosotros mismos y nos lleva a una acción que es generosa en espíritu. Nos impulsa más allá de nosotros mismos a participar en la misión de Dios y a amar a los demás como Dios los ama.

Que el don del dolor que sentimos se ofrezca a Dios para eliminar el pecado del racismo en nuestro mundo actual.

Becky Eldredge es una directora espiritual con formación ignaciana, facilitadora de retiros y escritora. Vive en Baton Rouge, Luisiana, y es la fundadora de Ignatian Ministries y autora de The Inner Chapel y Busy Lives & Restless Souls.

Para escuchar las reflexiones guiadas en audio del Triple Coloquio sobre el Racismo y el Coloquio con Cristo en la Cruz visite: https://beckyeldredge.com/Faith-in-Action-Resources/

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Misioneros modernos inspirados en la Reliquia de Brébeuf
Espiritualidad, servicio y fraternidad: Todo en un día de trabajo para los jesuitas mayores
Primer domingo de Cuaresma – ¿Somos realmente libres?