Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por MegAnne Liebsch

El Padre Chris Kellerman, SJ

Ya de niño, el P. Chris Kellerman, SJ, era lo que él llama un «adicto a la política». A los 10 años, sacaba 15 libros a la vez de la biblioteca local de Arlington, Texas. La historia, en particular, cautivaba su imaginación.

«Fue ese amor por la historia lo que me llevó a la idea de que las conversaciones políticas y las elecciones de hoy están haciendo nueva historia, con la esperanza de hacer una historia mejor, un mundo mejor», dijo el P. Kellerman.

Su pasión por la doble vertiente de la historia y la acción política contemporánea ha formado gran parte de su vocación jesuita. Actualmente, el P. Kellerman es secretario de la Oficina de Justicia y Ecología (OJE) de la Conferencia Jesuita en Washington, D.C.

«Nuestro objetivo es promover la doctrina social católica como fuente de influencia en la legislación y la política aquí en los Estados Unidos», dijo el P. Kellerman. «Lo hacemos a través de la incidencia federal y las relaciones gubernamentales en nombre de los superiores mayores jesuitas».

Derivada principalmente de las Escrituras y de documentos papales, la doctrina social católica pretende ayudar a los católicos y a todas las personas de buena voluntad a construir una sociedad más justa basada en los valores del Evangelio. La OJE aboga por políticas que defiendan la dignidad humana, como una reforma integral de la inmigración y un sistema social más sólido de apoyo a los niños y las familias.

El padre Kellerman cree que las enseñanzas de la Iglesia también pueden ayudar a sanar la fractura política que impera actualmente en Estados Unidos.

El Padre Chris Kellerman, SJ, bendice a un grupo de participantes en el Ignatian Family Teach-In en Washington, D.C.

«Tenemos que salir de nuestros silos y hablar entre nosotros», afirma. «La conversación nacional puede volverse muy cruel y poco caritativa. Pero si podemos acercarnos unos a otros como personas hechas a imagen de Dios, y si tratamos de amarnos unos a otros, entonces podremos hablar desde la buena voluntad y la honestidad sobre estos duros problemas a los que se enfrenta nuestra sociedad».

Para el P. Kellerman, su puesto en la OJE es un «momento de círculo completo». Cuando estudiaba Ciencias Políticas en la Texas Tech University, hizo prácticas durante un semestre en una organización política en Washington, D.C. Fue durante este tiempo cuando el P. Kellerman empezó a discernir su vocación a la vida religiosa.

«Y ahora estoy aquí de nuevo, en Washington D.C., trabajando en un empleo que tiene que ver con la política, pero esta vez como sacerdote jesuita», ríe el P. Kellerman.

Antes de ocupar su cargo actual, el P. Kellerman fue investigador visitante y director interino del Instituto Jesuita de Investigación Social de la Universidad Loyola de Nueva Orleans (JSRI), donde llevó a cabo investigaciones sobre justicia racial, racismo medioambiental y la relación histórica de la Iglesia católica con la esclavitud. Sus investigaciones sobre la esclavitud acabaron constituyendo la base de su libro de 2022 Cesará toda opresión: Historia de la esclavitud, el abolicionismo y la Iglesia católica.

Posteriormente, el Padre Kellerman trabajó en las Oficinas de Justicia y Ecología de las Jesuitas Provincia USA Central y Meridional y en la del Medio Oeste, antes de trasladarse a la capital del país para dirigir la Oficina de Justicia y Ecología.

«Me entusiasma ver lo que podemos hacer para ayudar a construir un mundo mejor», afirma.

MegAnne Liebsch es la responsable de comunicación de la Oficina de Justicia y Ecología de la Conferencia de los Jesuitas, donde desarrolla historias y recursos que promueven un compromiso más profundo con las cuestiones de injusticia social y medioambiental.

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Espiritualidad, servicio y fraternidad: Todo en un día de trabajo para los jesuitas mayores
Primer domingo de Cuaresma – ¿Somos realmente libres?
Reflexiones sobre la colaboración de los laicos con los jesuitas