Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

A continuación, encontrará la versión ampliada de nuestra entrevista con el P. J.P. Hough, SJ, que apareció en el número de invierno de 2024 de Jesuits Magazine.

El Padre J.P. Hough, SJ

Grand Coteau, Luisiana, es un lugar muy querido por los jesuitas y otras personas que han encontrado consuelo en su tranquila belleza. Los jesuitas han servido a la gente de la zona desde 1838, cuando se estableció el Colegio de San Carlos como la primera escuela católica para varones en el estado de Luisiana. Los retiros y los ministerios espirituales han sido fundamentales para ese trabajo a través de la Casa de Retiros Nuestra Señora de los Robles y el Centro de Espiritualidad Jesuita. El año pasado, el noviciado jesuita y el pabellón para jesuitas mayores se trasladaron fuera de Grand Coteau.

Ahora, al P. J. Patrick Hough, SJ, se le ha encomendado la tarea de reimaginar la presencia jesuita en Grand Coteau y crear un nuevo centro de retiros en los dos campus, que ofrezca los Ejercicios Espirituales de San Ignacio en formatos predicados y dirigidos individualmente. He aquí lo que tiene que decir sobre su nueva misión.

¿Cuál es su visión de Grand Coteau?

Intentamos estar al servicio de la Iglesia en el contexto de nuestro propio carisma. Queremos ayudar a las diócesis locales ofreciéndoles una gran instalación que puedan utilizar para retiros. La visión es que Grand Coteau esté más disponible como lugar de encuentro con Dios y con la creación de Dios, con la Iglesia y con los demás.

La decisión de unir las dos instalaciones de retiro está realmente inspirada porque el solapamiento entre los dos lugares significa que la forma de crecer para nosotros es unir las dos operaciones. De este modo, podemos ofrecer una instalación de más de 150 habitaciones, convirtiéndola en un verdadero lugar de destino no sólo del sur, sino de todo el país. Tendremos retiros para grupos ACTS (Adoración, Comunidad, Teología y Servicio), grupos parroquiales de confirmación y formación sacerdotal. Se han presentado parroquias que quieren llevar allí sus retiros. Parece que esta nueva misión ya ha prendido en la comunidad de la iglesia local. Prevemos que los encuentros pasen de unas 800 personas al año a unas 6.000.

El P. (Thomas) Greene, Provincial, dijo que quiere que sea un lugar donde sacerdotes, seminaristas y escolásticos puedan ir y tener un retiro fiable, hermoso y reparador, y eso va a suceder.

El provincial ha asignado a varios jesuitas para que trabajen allí. Así, podemos ofrecer a los grupos nuestra presencia como confesores y consejeros espirituales, y podemos proporcionar sustento espiritual a un grupo parroquial.

Tenemos una nueva misión, un nuevo centro de retiros -y probablemente algún día un nuevo nombre- porque tenemos una nueva realidad.

El antiguo St. Charles College se ha revitalizado en los últimos años con instalaciones de última generación para acoger a participantes individuales y grupos de retiro.

¿Por qué son necesarios estos cambios?

Hay una nueva invitación del Señor a través del provincial. Se trata de estar abiertos a una nueva forma de dar retiros y de estar abiertos a los demás. También necesitamos ser solventes financieramente.

¿Son necesarios cambios estructurales para acomodar este cambio?

Una de las mejores cosas es que hace 10 años terminamos la gran renovación de las instalaciones, así que el edificio está en perfectas condiciones. Cada habitación tiene su propio cuarto de baño, las unidades de aire acondicionado están en perfecto estado… La gente se sorprende del nivel de calidad de las instalaciones.

Donde estaba la enfermería será la residencia de los jesuitas en el futuro. Espero que esto ayude a nuestros seguidores a darse cuenta de nuestro compromiso con el lugar.

¿Cuáles son los retos?

Tenemos un edificio de 200 años y unos 140.000 metros cuadrados que hay que mantener. Necesitamos que la gente venga a mantenernos. Creo que la calidad de nuestras habitaciones no tiene nada que envidiar a la de los hoteles, y eso que estamos en un edificio histórico. Es muy bonito.

Retirista en Nuestra Señora de los Robles.

¿Qué tipo de apoyo busca?

Afortunadamente, nuestros amigos y benefactores de la provincia me han transmitido su deseo de crear un plan sostenible mediante la recaudación de fondos. Así que una de las cosas que esperamos hacer en otoño es celebrar una gala, algo así como un retiro bajo los robles. Tenemos unos árboles preciosos, y la idea es celebrar una gala anual como hacen muchas organizaciones sin ánimo de lucro para ayudar a sufragar los gastos.

Está claro que tengo que encontrar la manera de ayudar a que cada vez más gente, sobre todo los jóvenes, puedan permitirse venir a un retiro en silencio. Creo que podemos conseguirlo no sólo recaudando fondos, sino también haciendo correr la voz de que Grand Coteau existe y que la gente es bienvenida. Durante mucho tiempo, Grand Coteau tuvo que ser un lugar privado, porque era un lugar de formación para los jesuitas. Antes no se permitía la entrada a la gente. Ahora necesitamos que la gente vea este lugar asombroso y quiera entrar.

Estoy trabajando con un gran equipo de expertos de toda la provincia que ofrecen su tiempo para ayudarme. Personalmente creo que Dios ya nos ha bendecido en esta misión porque la gente se ha acercado con ganas de ayudar.

Como provincia, hicimos lo difícil que era estar dispuestos a abandonar Grand Coteau. No fue fácil para muchos de nosotros. Es como en las Escrituras, cuando Dios pide cosas difíciles a la gente y sólo en el último momento dice: «He decidido no pedírtelo, pero necesitaba saber que estás disponible para dejarlo ir».

Obviamente, ese es un aspecto central de la espiritualidad jesuita, la capacidad de estar abiertos a lo que Dios nos invita. Y parece que Dios nos invita ahora a tener una nueva mirada sobre lo que va a ser nuestra misión en Grand Coteau. Estoy muy emocionado de formar parte de ese futuro.

¿Qué va a cambiar para las personas que han asistido a retiros en Grand Coteau en el pasado?

Me comprometo a hacer todo lo posible para que los retiros de silencio continúen para las personas que quieran venir. Queremos que sigan viniendo. Tengan paciencia con nosotros mientras volvemos a empezar y planificamos estratégicamente cómo hacerlo financieramente viable y sostenible en el futuro.

¿Cuál es el calendario?

Lo que estamos haciendo ahora es elaborar un plan financiero que nos permita mantener las puertas abiertas y ofrecer todo lo que podamos en los próximos seis meses. Luego la idea es consultar con mis colegas que me están ayudando sobre un plan para programar retiros silenciosos separados de los retiros más activos.

Gruta de Lourdes en los terrenos del centro de retiros de Grand Coteau, Luisiana

Usted entró en la Compañía de Jesús en Grand Coteau. ¿Qué significa para usted este destino?

Así es. Vuelvo al lugar donde hice mi noviciado de 2002 a 2004. Me siento como en casa en muchos sentidos. Crecí en una granja jesuita en el norte de Inglaterra que tenía al lado un colegio donde se educaban jesuitas y jóvenes que no eran jesuitas también iban a educarse. Ahora me encuentro custodiando varios cientos de acres de tierra con una granja lechera ahora en desuso junto a un importante colegio. Es realmente asombroso.

¿Va a seguir participando en el equipo de promoción? ¿Seguirá dirigiendo peregrinaciones y viajes?

Sí, seguiré siendo el director ejecutivo de promoción. La provincia se ha comprometido a salvar Grand Coteau, pero eso requiere la participación de nuestros amigos y benefactores. También sé que, como director del centro de retiros, es muy bueno ofrecer jornadas de reflexión. Quiero que Grand Coteau sea un centro que tenga proyección en toda la provincia. También quiero ofrecer a la gente de toda la provincia la oportunidad de ir y caminar tras las huellas de San Ignacio en España e Italia o -por favor, Dios- en Tierra Santa. O visitar mi país natal, Inglaterra, y seguir las huellas de los mártires jesuitas, o incluso ir a Paraguay y ver las grandes obras que tantos de nuestros jesuitas hicieron en Sudamérica.

Creo que es un gran trabajo, y confío en que el Señor me mostrará el camino con el equipo que me rodea y que me ayuda a realizar ambas tareas.

Quiero pedir a nuestros amigos que lean esto que recen no sólo por los medios para hacerlo, sino también por las personas que necesitamos para que nos ayuden a completar esta hermosa pero difícil misión de crear un plan sostenible para los próximos 200 años.

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Espiritualidad, servicio y fraternidad: Todo en un día de trabajo para los jesuitas mayores
Primer domingo de Cuaresma – ¿Somos realmente libres?
Reflexiones sobre la colaboración de los laicos con los jesuitas