Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por Ignatius Plato

Cuando el Papa Francisco aprobó las Preferencias Apostólicas Universales (PAU) de la Compañía de Jesús en 2019, los temas eran familiares para cualquiera que conozca a los jesuitas. Además de mostrar el camino hacia Dios a través de los Ejercicios Espirituales y el cuidado de nuestra casa común, las PAU ponen en primer plano el acompañamiento a los jóvenes y a los marginados. Generaciones de estudiantes han aprendido a ser hombres y mujeres para los demás a través de los programas de servicio de los colegios jesuitas.

Jesuit High School en Tampa, Florida, (Jesuit Tampa), ejemplifica este legado. A través de su sólido programa de servicio a los estudiantes, Jesuit Tampa marca una diferencia real en las vidas de las personas a las que sirve, incluidos los inmigrantes en el área metropolitana de Tampa, uno de los énfasis del programa. Sin embargo, no son sólo los inmigrantes los que se benefician; como siempre que se sirve por amor, los estudiantes-voluntarios también cambian para mejor.

«Cuando los niños [inmigrantes] y los estudiantes de secundaria se reúnen, tienes la sensación de que ambos están aprendiendo el uno del otro», dice Peter Bell, SJ, tutor de segundo año en la escuela. «Los estudiantes enseñan a los niños emigrantes lo que es ser un niño en América, y los niños enseñan a nuestros estudiantes cómo ser hombres para los demás – no sólo en el sentido de servicio, sino como parte de su ser.»

Estudiantes de Tampa Jesuit acompañan a niños inmigrantes durante un día de diversión en un carnaval local.

La situación de los inmigrantes en Tampa

La población inmigrante de Tampa está formada por personas procedentes de todo el Caribe, Centroamérica y Venezuela. Los emigrantes suelen tener dificultades para encontrar un empleo sostenible, y muchos recurren a la explotación de pequeñas granjas para generar ingresos.

Aunque el impacto global de este sistema beneficia a la zona de Tampa Bay, los propios emigrantes pueden verse social y económicamente distanciados debido a las barreras lingüísticas y a las circunstancias que rodean su inmigración. Acostumbrarse culturalmente a Estados Unidos es sólo un paso en un largo proceso de búsqueda de estabilidad en su vida cotidiana.

Reconociendo las necesidades de los inmigrantes y queriendo responder a la llamada evangélica de acoger al extranjero, la comunidad jesuita de Tampa intenta abordar dos retos distintos pero relacionados: cómo ayudar a las familias inmigrantes en el largo proceso de aclimatarse a la vida en EE.UU., y cómo dar a los hijos de estas familias la oportunidad de sentirse y actuar como niños. Responder a estos retos permite a los alumnos descubrir de lo que son capaces como hombres para los demás a través del servicio.

Una comunidad de servicio

El servicio a la comunidad migrante es sólo una parte del largo programa de servicio estudiantil de Jesuit Tampa.

«Jesuit High ha sido históricamente conocido en toda la zona de Tampa Bay como una escuela llena de hombres jóvenes que sirven a la comunidad de Tampa», dice Andy Wood, director de servicio comunitario de la escuela.

«Los estudiantes se ocupan de los enfermos, los heridos, los pobres, los ancianos y las personas con dificultades académicas. También dan su mano al medio ambiente, completando cientos de horas de servicio realizando limpiezas costeras y proyectos de recuperación medioambiental.»

Estos proyectos de servicio no sólo sirven para rellenar solicitudes universitarias.

«Aunque algunos de estos esfuerzos se destinan a las horas de servicio obligatorias, se nota que los estudiantes realmente disfrutan ayudando a la comunidad», continúa Wood. «Hacer que los estudiantes sirvan a la comunidad migrante es sólo una extensión del espíritu de servicio que ha estado unido a Jesuit Tampa durante décadas».

Posiblemente el más popular de los programas de servicio de la escuela es la colecta anual de cestas de Acción de Gracias, cuando los estudiantes y sus familias donan alimentos, preparan comidas y entregan la cena de Acción de Gracias a alrededor de 60 familias migrantes cada año (alrededor del 20% de las familias que Jesuit Tampa sirve a través de la colecta). Los estudiantes no sólo entregan comida a los inmigrantes, sino que también les hacen sentirse bienvenidos.

El Presidente de Jesuit Tampa, P. Richard Hermes, SJ, habla con estudiantes y niños migrantes que participan en el Programa de Educación para Migrantes de la escuela.

Para algunos estudiantes, la campaña es la primera oportunidad de interactuar con las familias migrantes de una manera impactante. También puede ser la primera vez que son llamados a considerar una visión del mundo desde una perspectiva tan diferente a la suya.

Estas experiencias inspiran a los estudiantes a continuar su servicio a la comunidad migrante, incorporando el servicio en lo que son como hombres jóvenes más allá de los pasillos de la escuela. De este modo, los migrantes también pueden ayudar a los estudiantes a entender a sus compañeros de escuela, porque algunos de los alumnos en Jesuit Tampa son inmigrantes. A través de la interacción personal, los estudiantes se relacionan rápidamente con la comunidad inmigrante.

Andy Wood ofrece un ejemplo. «Durante el apogeo de la pandemia, no se permitía a los alumnos beber directamente de las fuentes de agua de la escuela», dice Wood. Como muchos de los estudiantes inmigrantes no podían permitirse botellas de agua caras, les resultaba difícil hidratarse adecuadamente». El Club Italiano de Jesuit Tampa organizó una recogida de botellas de agua y proporcionó 300 botellas de agua al Programa de Educación de Migrantes. Ahora eso es un evento anual en nuestra escuela. Todo gracias a la consideración y devoción de los estudiantes por servir a las familias migrantes».

El espíritu de servicio impregna la comunidad escolar. Wood recuerda uno de sus primeros años como director de servicios a la comunidad, cuando se dirigía a repartir comidas de Acción de Gracias a las familias inmigrantes. Recuerda vívidamente cómo conducía por carreteras en mal estado y llenas de baches, hacia grupos de remolques en diversos estados de deterioro.

«Se podría pensar que es desalentador, ver que las familias inmigrantes viven en eso», recuerda Wood. «Pero recuerdo repartir las cajas a algunas de las familias y ver cómo sus hijos rebuscaban en las cajas y sacaban latas de mandarinas. Abrían las tapas y empezaban a comerse las naranjas con las manos».

Wood observó cómo la alegría que produjo este sencillo acto se extendió rápidamente por toda la comunidad. «Pronto había otras familias saliendo de sus casas. La mirada de pura alegría cuando veían la comida y la emoción de sus hijos es algo que se me queda grabado. Algunas de las familias incluso señalaron que otras familias necesitaban algo de la comida que nos había sobrado. Nuestros actos sencillos llevaron a otros actos sencillos».

Los actos sencillos engendran actos sencillos. Es una de las filosofías fundamentales del servicio de los jesuitas de Tampa a los inmigrantes.

Recibir a los niños

Los niños de las familias inmigrantes suelen asumir responsabilidades de adultos a edades tempranas. Cuando no están ayudando en las tareas del campo, los niños suelen ayudar a sus padres a criar a sus hermanos pequeños o a proteger sus casas de las inclemencias del tiempo.

A pesar de las exigencias en casa, no se olvidan de las esperanzas de una educación de calidad.

Los alumnos de Jesuit Tampa facilitan clubes y programas en respuesta a las realidades a las que se enfrentan los estudiantes inmigrantes. Dos programas en particular, Agmen Christi y el Programa de Educación para Migrantes (MEP, por sus siglas en inglés), tienen un impacto notable en el desarrollo educativo y social de los niños migrantes. En ambos programas, los alumnos de Jesuit High asumen el papel de mentores/hermanos mayores de los niños inmigrantes, actuando principalmente como sus tutores, a la vez que conectan con ellos a nivel personal.

Los estudiantes-voluntarios de Jesuit Tampa aprenden cómo sus acciones pueden llevar alegría a los demás.

Peter Bell supervisa la implicación de los estudiantes en el servicio a los inmigrantes, observando el crecimiento social que estas conexiones personales fomentan en los niños inmigrantes.

«Los niños inmigrantes suelen congregarse en barrios como Dover y Plant City, al norte de Tampa», explica. «Proceden de familias campesinas que necesitan que se queden en casa con los bebés o que ayuden en el campo. Que nuestros estudiantes les guíen por el paisaje social estadounidense les hace salir de su caparazón. A estos niños les encanta pasar tiempo con nuestros estudiantes. Les permite experimentar la infancia, en cierto sentido».

Connor Smith, SJ, otro tutor de segundo año en Jesuit Tampa, señala los efectos positivos de un reciente desarrollo de Agmen Christi – uno estimulado por el Padre Richard Hermes, SJ, presidente de Jesuit High School.

«El padre Hermes desempeñó un papel decisivo en la organización de un día de campo en el que los mentores y los niños inmigrantes podían jugar juntos», dice Smith. «Se notaba con sólo mirar que daba a los niños una sensación de diversión, además de seguridad. Tienen un espacio para corretear, autonomía para elegir lo que quieren hacer, libertad para disfrutar de la compañía de sus mentores y de otros estudiantes que quieren estar con ellos. Pueden ser niños para variar».

Como ocurre con todas las relaciones positivas, los beneficios van en ambos sentidos. El Programa de Educación de Migrantes pide a los estudiantes jesuitas de Tampa que den clases particulares a los niños, lo que no sólo sirve de puente para cerrar la brecha educativa que sufren los migrantes, sino que también presenta a los estudiantes tutores perspectivas sociales diferentes.

Cuando llega el momento de reunirse con los inmigrantes en persona, los alumnos sienten que se trata menos de un requisito de servicio y más de una ocasión. Queda claro que los niños forman parte de la vida personal de los estudiantes tanto como de su vida espiritual.

«Los alumnos me cuentan lo divertido que es reunirse con los niños», dice Smith. «¡Escucharles hablar de ello con tanto entusiasmo es vivificante! Se nota que se ha superado la mentalidad de ‘hago esto porque tengo que terminar mis horas de servicio’. Nuestros estudiantes quieren estar ahí para estos niños».

Andy Wood lo expresa en términos ignacianos: «Los estudiantes de Tampa Jesuit están aprendiendo lo que significa dar y no contar los costes. Están aprendiendo lo que significa ser ‘Hombres para los demás'».

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Misioneros modernos inspirados en la Reliquia de Brébeuf
Espiritualidad, servicio y fraternidad: Todo en un día de trabajo para los jesuitas mayores
Primer domingo de Cuaresma – ¿Somos realmente libres?