Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por Therese Fink Meyerhoff

El verano pasado, la Jesuitas Provincia USA Central y Meridional celebró con alegría la ordenación sacerdotal de cuatro hombres. Poco más de un mes después, dos de ellos llegaron al país centroamericano de Belice para su misión pastoral de un año. Los sacerdotes jóvenes están muy solicitados, por lo que destinar dos a Belice demuestra un compromiso significativo por parte de la provincia. Las razones de este compromiso quedan claras cuando se comprenden las necesidades de la Iglesia en Belice.

Carta de Belice (Wikimedia Commons)

Situada en la costa caribeña de América Central, Belice es una nación bendecida con belleza natural y una historia rica, pero económicamente pobre para los estándares americanos. Uno de los retos, desde la perspectiva católica, es la escasez de sacerdotes. Un escolástico de la Jesuitas Provincia USA Central y Meridional (UCS), Josh Hinchie, SJ, creó un mapa de la provincia, mostrando el número de sacerdotes por cada mil católicos. Dentro de los límites de la provincia, la mayor necesidad con diferencia se encuentra en Brownsville, Texas, donde el P. Provincial Thomas P. Greene destinó tres sacerdotes el año pasado, y Belice. Solo hay seis sacerdotes diocesanos en todo el país. La Provincia UCS tiene 12 hombres, ocho de ellos sacerdotes, destinados en Belice. Entre ellos están los padres Thomas Croteau, SJ, y David Kiblinger, SJ, que fueron ordenados en junio de 2022.

«Encontrar la asignación adecuada para los jesuitas es una de mis partes favoritas del trabajo», dijo el P. Greene, añadiendo que es un proceso de discernimiento hecho en consulta con el jesuita y los consultores y asistentes del provincial. «Todas las piezas tienen que encajar. Tengo en cuenta no solo sus aptitudes e intereses, sino también las necesidades del pueblo de Dios y los recursos de la provincia.»

Destinar a dos nuevos sacerdotes a Belice es una forma de ayudar a la Iglesia local y dar a los padres Croteau y Kiblinger una experiencia formativa única.

«Un año sobre el terreno, estando inmersos con los pobres, será bueno para ellos», dijo el P. Greene. «Ambos son pastorales por naturaleza; ambos tienen corazón para los pobres».

La parroquia urbana: San Martín de Porres

El Padre David Kiblinger, SJ

Cuando el P. David Kiblinger, SJ, llegó a la parroquia de San Martín de Porres en Belice City, Belice, el párroco Andrés Vall-Serra, SJ, tenía una página llena de proyectos para él. Aunque no existe un día «típico», el P. Kiblinger informa que ha empezado a establecer un ritmo de misas, visitas a enfermos, funerales, clases, trabajo de oficina y el nada desdeñable ministerio de presencia entre la gente del barrio.

«Es una gran tarea para un año pastoral», informa el P. Kiblinger. «Estoy predicando al menos cinco veces por semana, si no a diario, dependiendo de si hay bodas y funerales. Como diácono, tenía rotación dominical cada tres semanas, así que tenía mucho tiempo para prepararme. Aquí, me agarro a una idea, confío en el Espíritu y voy con ella».

La parroquia de San Martín de Porres es un ancla en Ciudad de Belice, hasta el punto de que la zona que la rodea recibe el nombre de San Martín. Incluso aparece en los laterales de los vehículos policiales que patrullan el barrio. Está en el sur de la ciudad, donde los ingresos son bajos y los índices de delincuencia elevados. Las bandas se engrosan con la violencia y la ansiedad, y con un desafortunado número de funerales de jóvenes.

«El trauma es endémico en la zona de San Martín», dice el P. Brian Christopher, SJ, superior de los jesuitas en Belice. «Muchos de nuestros vecinos caminan arrastrando las profundas heridas de la violencia, la pobreza y el abandono. Nuestro primer trabajo es caminar con ellos de tal manera que sepan que son amados. Entonces puede empezar la curación».

Papá Noel (el P. David Kiblinger, SJ) con los niños de San Martín de Porres en Belice City

El padre Kiblinger está de acuerdo. «Este es sin duda un lugar de la provincia donde realmente acompañamos a personas necesitadas, desprovistas de curación -espiritual y física-, con el estrés cotidiano que supone vivir aquí, alimentar a sus hijos, hacerse una vida», afirma.

En muchos sentidos, San Martín es una típica parroquia jesuita que reúne a un amplio abanico de personas, incluidos muchos beliceños acomodados que viajan desde toda la zona de Ciudad de Belice.

«San Martín es ese lugar donde la gente encuentra la vida», dice el P. Kiblinger. «Una mujer me dijo que venía a San Martín los fines de semana para animarse con nuestra liturgia».

Espera que la vitalidad de la parroquia llegue a los jóvenes, especialmente a los varones, para que vean alternativas a la vida de las bandas. «Quiero encontrar formas de atraerlos que les den una dirección y un propósito a sus vidas», dijo.

Los estudiantes del sur de Belice caminan a la Misa.

La parroquia de la selva tropical: San Pedro Claver

El Padre Thomas Croteau, SJ

El Padre Thomas Croteau, SJ, recuerda un momento al principio de su viaje vocacional cuando escuchó a un sacerdote hablar de una nación insular donde un sacerdote atendía a los habitantes de 50 islas lejanas. Cada isla tenía misa sólo una vez al año. «En cuanto escuché esto, pensé: ‘Apúntame, ordéname y mándame fuera. Así tendrán misa dos veces al año’. Ese deseo ha permanecido: servir donde la necesidad es grande».

En julio, el P. Croteau se unió a los padres jesuitas Matt Ruhl y Sam Wilson en la parroquia de San Pedro Claver en Punta Gorda, Belice, donde la necesidad es realmente grande. La parroquia, de 160 años de antigüedad, abarca más de 1.700 millas cuadradas en la parte sur de Belice y atiende a unos 10.000 católicos.

«La zona más meridional de Belice es la más desatendida del país desde el punto de vista económico, educativo, político y sanitario», afirma el P. Christopher. «Sin embargo, la gente de aquí se sostiene gracias a su fe increíblemente profunda».

Con una población de poco más de 5.000 almas, Punta Gorda es la única ciudad del distrito de Toledo de Belice. El resto de la zona está formada por selvas tropicales salpicadas de pequeñas aldeas. La parroquia atiende a 35 aldeas distintas, cada una con una pequeña iglesia y una escuela. Los jesuitas visitan cada aldea por turnos, solo unas pocas veces al año.

Feligreses guían el P. Thomas Croteau, SJ, en la Misa a un pueblo maya de Belice.

«Si las condiciones son buenas, se puede llegar a la aldea más cercana en unos 45 minutos, y a la más lejana en dos horas y media», explica el P. Croteau. Sin embargo, como es una selva tropical y las carreteras no están asfaltadas, es raro que las condiciones de conducción sean «decentes».

Cada aldea tiene uno o varios catequistas que supervisan el funcionamiento de la iglesia del pueblo. Dirigen los servicios de comunión los domingos, presiden los funerales, visitan a los enfermos y preparan a la gente para los sacramentos.

La mayoría de los aldeanos se dedica a la agricultura de subsistencia y cultiva las mismas cosechas con las mismas técnicas que sus antepasados desde hace cientos de años. La mayoría es descendiente de mayas o garífunas y hablan Qʼeqchiʼ o mopán en casa. Las misas se celebran en su lengua materna, que el padre Croteau está empezando a aprender.

«Es un gran acontecimiento cuando consiguen celebrar la misa», dice el padre Croteau. «Es precioso. La gente no se contiene. Cuando cantan, todos cantan. Cuando proclaman la palabra, lo hacen con todo su corazón. Poder rezar con la gente en las iglesias de los pueblos los domingos es una experiencia muy hermosa.»

Los Padres Croteau y Kiblinger están floreciendo en sus destinos, y ambos están claramente marcados por la experiencia – cumpliendo uno de los deseos del Padre Greene: «Mi esperanza para David y Thomas es que, de la mejor manera posible, sus corazones se abran, para que, dondequiera que vayan, se desempeñen como sacerdotes y nunca olviden las necesidades de los pobres».

Tanto los Padres Croteau como Kiblinger extendieron invitaciones para que otros se unan a ellos en el servicio a la Iglesia de Belice.

«Perseverar en la formación al sacerdocio ha sido un gran regalo para mí», dijo el P. Kiblinger. «Necesitamos colaboradores. Rezo para que el Señor envíe más trabajadores para que podamos continuar y mejorar nuestro impacto aquí. Es un reto. Es estimulante. Y es una vida buena».

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Misioneros modernos inspirados en la Reliquia de Brébeuf
Espiritualidad, servicio y fraternidad: Todo en un día de trabajo para los jesuitas mayores
Primer domingo de Cuaresma – ¿Somos realmente libres?