Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

David Laughlin
David Laughlin

Cuando David Laughlin puso un pie en el campus de la Universidad de Creighton en el otoño de 1984, no sabía mucho sobre la educación de los jesuitas. Todavía no estaba familiarizado con la espiritualidad ignaciana, y mucho menos con la pedagogía jesuita. Lo que sí sentía por esta educación era una reverencia heredada de su familia. 

Laughlin se crió en Omaha, cerca del campus de Creighton. Ninguno de sus padres asistió a la universidad, sin embargo, tenían una alta estima por la educación jesuita. Su padre asistió a la Escuela Preparatoria de Creighton y creció a la sombra de la iglesia de San Juan en el campus de Creighton. 

“Los jesuitas fueron impresionantes para mi familia católica irlandesa”, dice Laughlin. “El pensamiento que surgía era: si podía asistir a una universidad jesuita, sería una gran cosa”.  

Laughlin se graduó en Creighton en 1988 con una licenciatura en educación y alemán, y una especialización en teología. Si bien disfrutó de su tiempo allí, no soñaba con seguir una carrera en la educación secundaria jesuita, pero eso es precisamente lo que ha hecho, dirigiendo dos escuelas secundarias en las Jesuitas Provincias del Centro y Sur de EE. UU. 

En su último año en Creighton, un profesor, el Dr. Ed O’Connor, se acercó a Laughlin para proponerle una maestría en liderazgo y administración educativos. Eligió seguir esto mientras enseñaba teología en la Academia Duchesne del Sagrado Corazón, una escuela secundaria católica para niñas en Omaha. 

En 1990 aceptó un trabajo en la Escuela Preparatoria de Creighton. Así se embarcó en una carrera de 31 años como educador jesuita que aún continúa. Durante la siguiente década, Laughlin se desempeñó en una variedad de roles, enseñando alemán y teología, y sirviendo como ministro del campus, decano de disciplina estudiantil y subdirector académico. 

Si bien Laughlin tuvo el honor de servir en diferentes roles durante su mandato en la Escuela Preparatoria de Creighton, lo que más disfrutó fue la enseñanza. 

“Todavía me considero una especie de maestro con el corazón equivocado”, afirma. «Me encantó relacionarme directamente con los estudiantes en el aula, porque para mí, es allí donde se vive realmente gran parte de la misión». 

Hubo un cambio en las tareas diarias de Laughlin. En lugar de pasar su tiempo en el aula, se encontró reuniéndose con la junta directiva de la escuela, coordinando esfuerzos con el resto de la administración y siendo una voz para la escuela en la comunidad en general. 

Se mudó nuevamente en el 2005, esta vez a St. Louis para servir como el primer presidente laico en los casi 200 años de historia de la St. Louis University High School. En sus 13 años como director de trabajo en la SLUH, Laughlin supervisó el incremento en las donaciones de la escuela y en el porcentaje de estudiantes de color, y coordinó las principales mejoras de las instalaciones. 

Durante este tiempo, Laughlin también tuvo el honor de asistir a coloquios jesuitas internacionales en Boston, Brasil y España. Fue el orador principal en Brasil, hablando con representantes de cada una de las aproximadamente 80 provincias de todo el mundo. Sus encuentros lo convencieron de que la Compañía de Jesús estaba haciendo la obra del Espíritu Santo con una visión común en todos los rincones del mundo. 

“La medida en que la misión jesuita se comparte en todo el mundo es muy inspiradora para mí”, explica. “En un mundo polarizado, los jesuitas pueden pararse en el medio y trabajar con ricos y pobres, con todas las etnias, con personas de un amplio espectro de opiniones políticas y todas las geografías para acercarlas a Cristo”. 

Habiendo cumplido el período más largo como presidente en la historia de la SLUH, Laughlin regresó en el 2018 Rockhurst High, esta vez como presidente. 

Si bien sus logros han sido muchos, se siente honrado de ser parte de una misión mucho más amplia. 

«A lo largo de los años, he trabajado con innumerables personas, desde maestros hasta estudiantes, pasando por personal de apoyo, albaceas y benefactores», sostiene. “Lo que me impresiona de todos ellos es su compromiso con la misión jesuita. Todos son igualmente importantes para el éxito de la misión«. 

Laughlin cree en la educación jesuita, sobre todo, porque conoce de primera mano su poder para cambiar vidas. 

“Siendo yo mismo un estudiante universitario de primera generación, mi educación jesuita me abrió muchas puertas”, expresa. «Para mí, desempeñar hoy solo un pequeño papel en la apertura de esas puertas para los demás es lo que encuentro más gratificante». 

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Ciudadanía Fiel: El reto de hoy y de siempre
Peter Bell, SJ: crea espacios para encontrarse con Dios
Padre Anthony Wieck, SJ: Compartiendo las riquezas de la espiritualidad ignaciana