Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Story

Por Therese Fink Meyerhoff

«Desde María…»

Es una frase que se escucha a menudo cuando se habla con la gente de Puerto Rico, al igual que «antes del Katrina» cuando se habla con los habitantes de Nueva Orleans. La vida en Puerto Rico está marcada como «antes de María» y «desde María», en referencia al huracán de categoría 4 que golpeó la isla el 20 de septiembre de 2017.

El huracán María fue una catástrofe para el pueblo de Puerto Rico. Los vientos alcanzaron casi 100 mph, derribando árboles, casas y otros edificios. La gente pasó meses sin electricidad, sin suministro de agua y sin servicio telefónico confiable.

Casi 3.000 personas murieron.

downed trees at Colegio San Ignacio
El huracán María destruyó muchos de los grandes árboles que integraban el bosque urbano del campus del Colegio San Ignacio en San Juan, Puerto Rico.

Sin embargo, los puertorriqueños son fuertes y tenaces. Cinco años después de María, siguen reconstruyendo, enseñando, aprendiendo, adorando, dando gracias, sirviendo y prosperando. Los que se han quedado están creando el futuro de Puerto Rico.

Flavio Bravo, SJ: Encontrar la esperanza en el pueblo

Fr. Bravo says Mass at Parroquia San Ignacio
El P. Flavio Bravo, SJ, en la misa en la Parroquia San Ignacio en San Juan Puerto Rico, cinco años después del huracán María.

El Padre Flavio Bravo, SJ, era el superior de la Comunidad Jesuita de Puerto Rico y estaba sirviendo como presidente interino del Colegio San Ignacio en San Juan cuando el huracán María golpeó la isla.

“Todos estábamos en shock”, recuerda el padre Bravo. “Recuerdo haber caminado por el campus después de la tormenta – acuérdense que era un hermoso bosque urbano dentro de la ciudad- y ver todos los árboles caídos, todas las ventanas desaparecidas en los edificios, los daños causados por el agua… simplemente tantos daños. Mi primera pregunta fue: ‘¿Cómo nos cuidamos unos a otros?’”

Poner a las personas en primer lugar -cuidar de cada miembro de la comunidad- fue el primer instinto del P. Bravo, y sería su piedra de toque durante los difíciles meses que siguieron.

Después de la tormenta, San Juan no tenía electricidad, ni líneas telefónicas, ni servicio de celular. Pero la comunidad jesuita tenía un generador y agua, así que pudieron proporcionar agua y hielo a los demás.

Los jesuitas de Puerto Rico, incluidos los padres Andrés Vall-Serra y José Ruiz Andujo, se unieron a los profesores y al personal para empezar a limpiar el campus. Pronto, los vecinos colaboraron. Fue una construcción comunitaria en el sentido más estricto.

“Aunque algunos miembros del personal habían perdido sus casas o tenían problemas en su propio barrio, vinieron a ayudarnos”, recuerda el padre Bravo. “Estaban gestionando sus propias luchas, pero al mismo tiempo estaban ayudando. Fue una experiencia realmente poderosa para mí como jesuita”.

Cleanup crew from Colegio San Ignacio
Estudiantes y familias del Colegio San Ignacio se ofrecieron para limpiar el campus después del huracán María en septiembre de 2017.

A los pocos días, empezó a llegar ayuda de fuera de la isla, de jesuitas y donantes, de familias y amigos, y de colegios jesuitas de todo Estados Unidos.

Entonces llegó el milagro de los filtros de agua. Vicki Brentin y Elizabeth Jamerlan, enlaces de la Strake Jesuit College Preparatory School de Houston, se pusieron en contacto con el P. Bravo para saber cómo los jesuitas estaban manejando los problemas con el agua. Así fue como el P. Bravo se enteró de que mientras el campus de los jesuitas en San Juan -que incluye la comunidad jesuita, el Colegio San Ignacio, la Parroquia San Ignacio y la Academia San Ignacio (la escuela parroquial)- tenía acceso al agua, miles de personas no lo tenían.

La Sra. Brentin se puso en contacto con la organización sin ánimo de lucro One ATTA Time, que distribuye kits de filtración de agua por todo el mundo. Entonces ella y un grupo de voluntarios viajaron a Puerto Rico para entregar los primeros 1.500 kits a la comunidad jesuita. Los filtros de agua serían fundamentales para la recuperación de la comunidad.

El colegio se convierte en un lugar de recuperación

El 4 de octubre de 2017, el padre Bravo invitó a los alumnos a volver al Colegio San Ignacio. Todavía no había electricidad -que no se restablecería hasta enero siguiente – ni Internet, ni siquiera aulas. Pero los profesores y el personal estaban comprometidos.

«Les dije a los alumnos: no se preocupen por los uniformes, no se preocupen por los libros», dice el padre Bravo. «Vamos a enseñarles en los pasillos y en las tiendas. No va a ser lo mismo, pero tenemos que proporcionar a los estudiantes un lugar donde puedan descansar, donde puedan ver a sus amigos, donde puedan sentirse seguros».

Las clases se reanudaron con jornadas reducidas de lunes a jueves, siendo el viernes un día de servicio. La directora de la escuela, Mildred Calvesbert, fue clave en el diseño de un horario que se ajustara a las necesidades de las familias en un momento en el que cumplir con los plazos académicos era crucial, especialmente para la clase que se graduaba ese año.

Alumnos, profesores y voluntarios aprendieron a montar filtros de agua y luego viajaron a zonas rurales para distribuirlos. «Las historias que compartimos entre nosotros son probablemente las experiencias más enriquecedoras que todavía atesoro y aprecio», sostiene el padre Bravo. «Llenamos furgonetas y autobuses con alimentos y ropa, cubos de agua y filtros, y se los llevamos todo a la gente que lo necesitaba. Los primeros 1.500 kits se convirtieron en 12.000. Eso dio a nuestros alumnos un sentimiento de orgullo y confianza en que podían ayudar a los demás».

Alumnos del Colegio San Ignacio con los cubos que forman parte de los kits de filtración de agua que llevaron a los puertorriqueños sin agua potable tras el huracán María.

Las iglesias y otras organizaciones contribuyeron en la medida de sus posibilidades.

«La gente se unió», expresa el padre Bravo. «Rezamos juntos. Trabajamos juntos. Fue hermoso hablar y conocer a personas que, en medio de su sufrimiento, en medio de tanto caos y escasez, estaban dispuestas a trabajar por un bien mayor».

El padre Bravo dijo que la experiencia del huracán María y la posterior recuperación han marcado su vida como jesuita.

«Me dio la oportunidad de ser un pastor», confiesa. «Me dio la oportunidad de llorar con ellos porque yo también necesitaba llorar. Me dio la oportunidad de tener esperanza con ellos y darles algo de esperanza. Y nos dio la oportunidad de cuidarnos unos a otros y ver que no estamos solos. Nos unió y reforzó la idea de que tenemos que trabajar juntos».

Muchos puertorriqueños han optado por abandonar la isla, pero los que se han quedado han conservado su sentido de la alegría y la esperanza.

«Los puertorriqueños son apasionados», indica el padre Bravo. «Siempre van a encontrar la manera de superar los obstáculos. Y eso me da esperanza, porque no es que se cieguen al verdadero dolor. Por el contrario, encuentran una manera de celebrar incluso en medio de su dolor.

«Entonces, ¿dónde encuentro la esperanza? Encuentro la esperanza en la gente».

Jacynthe Riviere: Responder a las necesidades de manera creativa y tenaz

El campanario de la Parroquia San Ignacio tras el paso del huracán María por Puerto Rico en septiembre de 2017.

Cuando el huracán María golpeó, Jacynthe Riviere era la administradora de la Parroquia San Ignacio en San Juan. Tanto la parroquia como la Academia San Ignacio (la escuela parroquial) sufrieron daños significativos, incluyendo árboles caídos, daños en los edificios e inundaciones.

«Recuerdo que estaba en la iglesia, rodeada de toda esta destrucción, y lloré», sostiene la Sra. Riviere. «¿Cómo vamos a arreglar esto? No teníamos electricidad ni comunicación. Me sentía muy sola. Pero entonces, algo sucedió».

La Sra. Riviere describió la ayuda que recibió la parroquia de una fuente sorprendente: un grupo de unas tres docenas de jóvenes mormonas. Acudieron por indicación de su pastor y ayudaron con el trabajo pesado de la limpieza. La Sra. Riviere las considera «dientes de león» porque llevaban chaquetas amarillas brillantes y «brotaron» después de la lluvia.

La parroquia pudo celebrar misas el fin de semana posterior a la tormenta.

«Fue hermoso y consolador saber que no estábamos solos», sostiene. «Dios estaba allí».

Y Dios proveyó. Donantes generosos aportaron a la parroquia más de 200.000 dólares para ayudar a los necesitados, y los feligreses abastecieron una despensa de alimentos. La Sra. Riviere, con la ayuda de los miembros del ministerio de salud de la parroquia, supervisó la distribución de ambos.

«Con la ayuda de los trabajadores sociales y de un grupo de feligreses, nos orientamos hacia las personas de la isla con necesidades reales», explica la Sra. Riviere. «Recorrimos la isla y visitamos a personas que habían perdido casi todo o todo lo que tenían».

Jacynthe Riviere en el patio de la Academia San Ignacio en febrero de 2022.

La Sra. Riviere se aseguró de que hubiera transparencia en el uso de los fondos donados. Los pagos se hicieron únicamente a los almacenes de madera y a las tiendas de muebles y electrodomésticos. Continuó con este trabajo itinerante durante seis meses, distribuyendo agua, alimentos y ropa y pagando los suministros de construcción y los electrodomésticos. Calcula que unos 100 hogares se beneficiaron de las donaciones.

En 2019, la Sra. Riviere se convirtió en subdirectora de la Academia. La vida volvía a la normalidad. Entonces, en enero de 2020, una serie de terremotos golpeó a Puerto Rico. Aunque la mayor parte de los daños se limitaron a la parte suroeste de la isla, San Juan experimentó pequeñas réplicas que provocaron miedo y ansiedad.

«Tardamos unas semanas en reanudar las clases con normalidad», recuerda la Sra. Riviere. «Luego llegó la pandemia».

Tras dos semanas de cierre en marzo de 2020, la Sra. Riviere se dio cuenta de que la pandemia iba a ser una situación a largo plazo. Ella y su equipo en la Academia trabajaron largas horas para reestructurar la escuela de acuerdo con los protocolos de seguridad requeridos. La escuela renovó las aulas e invirtió en equipos de alta definición para ofrecer una educación híbrida. La Academia San Ignacio fue una de las primeras escuelas primarias de la isla en estar preparada para las clases presenciales. La escuela sigue ofreciendo una opción virtual, aunque la mayoría de los estudiantes asiste en persona.

«Estoy orgullosa de todo lo que ha hecho nuestro profesorado y personal para seguir ofreciendo la mejor educación posible a nuestros alumnos», indica la Sra. Riviere. «Ha sido un camino difícil, pero hemos mantenido la cabeza fuera del agua. Tengo esperanzas en el futuro».

 Padre Rafael Rodríguez, SJ: Trabajar con Dios para crear belleza

El Padre Rafael Francisco Rodríguez Peña, SJ, enseñó teología en la Universidad del Sagrado Corazón en San Juan. Desgraciadamente, uno de los impactos del éxodo de los jóvenes de la isla, agravado por la pandemia, es la drástica reducción de la matrícula en la universidad, por lo que el padre Rodríguez no enseña ahora. En su lugar, dedica su tiempo a cuidar los grandes terrenos que rodean la comunidad jesuita; es una labor de amor.

El padre Rodríguez, de 73 años, es un hombre tranquilo, incluso reservado, hasta que se le pregunta por sus plantas. Entonces se ilumina y te presenta con gusto a sus frondosas amigas. Conoce a cada una por su nombre y sus necesidades, y le da a cada una el cuidado que requiere.

El padre Rafael Rodríguez, SJ, presenta a un visitante sus plantas.

Un lado de los terrenos de la comunidad jesuita es para los «comestibles». Allí encontrará frutas tropicales de todo tipo: diversas variedades de plátanos, aguacates, mangos, plátanos, guayabas y panas (frutipán). Los miembros de la comunidad disfrutan de los productos, siempre que los reclamen antes que los pájaros.

El resto del terreno está dedicado a los jardines del padre Rodríguez, que incluyen una colección de bonsáis, algunos de los cuales lleva cuidando desde hace más de 40 años. Su colección incluye plantas tropicales autóctonas de Puerto Rico, como el hermoso flamboyán, pero también otras procedentes de las Bahamas, Brasil y otros lugares tropicales.

La pasión del padre Rodríguez por las plantas le viene de su ADN. Su padre era agrónomo, y su madre cuidaba los jardines de su casa. Su hermana tiene una granja en las montañas del centro de la isla, donde dedica varias hectáreas a los diminutos y dulces plátanos Nino.

Al recorrer los jardines del padre Rodríguez, se ven las cicatrices del huracán María, pero sobre todo es un refugio de belleza y crecimiento, y de esperanza.

Sorry! There is no Team Showcase saved under the ID '38587'. You need to cick the 'Save Showcase' button to actually save it before it can appear on the front end via your shortcode. Please read more about this here

Related Items of Interest

Peter Bell, SJ: crea espacios para encontrarse con Dios
Padre Anthony Wieck, SJ: Compartiendo las riquezas de la espiritualidad ignaciana
Ampliando la Familia Ignaciana a través de los Ejercicios Espirituales